Los obispos extremeños apuestan por el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones

Actualizado 06/12/2012 15:34:11 CET

MÉRIDA, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los tres obispos extremeños, Santiago García Aracil (Mérida-Badajoz), Amadeo Rodríguez Magro (Plasencia) y Francisco Cerro (Coria-Cáceres) han firmado un comunicado en el que apuestan por el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones de los mayores.

Consideran así que las pensiones de los mayores "están constituyendo de hecho, un gran soporte para las maltrechas economías de bastantes familias" que acuden a los pensionistas "buscando amparo" ante la "crisis económica".

De este modo lo apuntan los tres obispos extremeños en un comunicado que titulan "Comunicado de Adviento de los obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz, ante la crisis", remitido por el Arzobispado de Mérida-Badajoz y que recoge Europa Press.

En el mismo, los firmantes animan a la "esperanza", que "se hace más necesaria en los momentos difíciles, como los que ahora" se viven con la "crisis económica y social"; y muestran también su "especial cercanía" a las personas afectadas por dicha situación, como "los parados, sobre todo a los jóvenes y a los desempleados de larga duración, así como a los necesitados que han visto acabar sus prestaciones sociales".

De igual modo, entienden que la "solución" a los "graves problemas económicos y sociales" corresponde "ciertamente a la entera sociedad civil" y, en "primer" lugar, a quienes en ella tienen funciones de gobierno "a todos los niveles". Citan así a "los responsables de las administraciones públicas y de los mercados, los políticos, economistas, empresarios y dirigentes sindicales, y, en no menor medida, las entidades financieras y los organismos comunitarios europeos y mundiales, desgraciadamente muchas veces lejanos de los problemas y aspiraciones de los ciudadanos".

En la misma línea, los obispos extremeños invitan a "todos", y "muy especialmente" a los propios católicos y a las comunidades eclesiales de la región, "a empeñarse de una manera más activa en ayudar a buscar vías de solución a esta crisis, y a realizar por ello una seria reflexión, a la luz del Evangelio".

"No se trata de señalar culpables de ella. En cierto modo lo somos todos por haber minusvalorado, en mayor o menor medida, algunos de los valores esenciales que engrandecen la dignidad de la persona. Con frecuencia se han ido sustituyendo por un sistema o estilo de vida en el que, dejando a un lado toda referencia a Dios, se relativiza todo comportamiento y se sitúa al ser humano en un individualismo cada vez más cerrado y volcado en lo terreno. Sin visión alguna de trascendencia no es posible la esperanza", aseveran en el comunicado.

VERDADERA FAMILIA

Igualmente, los obispos extremeños consideran que la "necesaria y urgente" salida de la crisis económica "precisa también un rearme ético y moral de valores que el pueblo extremeño ha vivido a lo largo de los siglos como consustancial a su más genuina manera de ser", y que tiene, entre sus "ingredientes principales", sus "raíces y concepción cristiana de la vida".

En ella ocupa un lugar "primordial", añaden, "la verdadera familia, nacida de la unión de un hombre y una mujer, tan defendida por la Iglesia y tan atacada desde ciertos sectores ideológicos y políticos".

Por ello, entienden que "la familia ha resultado ser, como siempre ocurre, el único dique, el sólido sostén que ha funcionado razonablemente bien, a la hora de frenar la riada de calamidades económicas que han sorprendido a todos por su rapidez, su agresividad y su alcance en la presente crisis".

REFUERZO

También apuntan que para ayudar a superar la actual coyuntura económica y social, considerando la "desprotección legal en la que hoy se ve sometida la institución matrimonial y familiar", es "imprescindible" emprender y reforzar políticas de ayuda económica y social.

Urge así a su juicio "la protección a las familias más necesitadas ante el desempleo de muchos de sus miembros, mediante ayudas a la natalidad, a la compatibilidad de la adecuada atención al hogar y el derecho a un trabajo digno, en especial para la mujer; así como la prosecución de una mejor calidad del sistema educativo que abarque a todos".

A ello ayudará también, indican, "por su significativo peso" en la región extremeña, "el mantenimiento del poder adquisitivo" de las pensiones de los mayores, "ya que están constituyendo, de hecho, un gran soporte para las maltrechas economías de bastantes familias que acuden a ellos buscando amparo en la crisis económica".

"Debe preocuparnos aunar fuerzas con las que ofrecer soluciones eficaces para remontar la crisis económica, pues esto es condición para un adecuado clima de cohesión social, imprescindibles para la convivencia pacífica en libertad", aseveran los obispos extremeños.

AGRADECIMIENTOS

Asimismo, en el comunicado, los obispos de la región agradecen y animan a las parroquias y comunidades cristianas de las diócesis extremeñas, en especial a las Cáritas diocesanas y parroquiales y a cuantos en ellas trabajan, "a proseguir en este gran empeño de servicio a los más desfavorecidos de la sociedad".

Realizan también un "especial reconocimiento" al "redoblado esfuerzo, más allá de los límites de los propios recursos", que están llevando a cabo otras instancias y asociaciones eclesiales, así como las comunidades de vida consagrada presentes en la comunidad.

En la misma línea, hacen extensivas su "gratitud y aliento" a las organizaciones de la sociedad civil, de iniciativa privada y pública, que están colaborando en este mismo empeño de ayuda a los más afectados por la crisis.

"La labor de la Iglesia, en la acción social y caritativa, siempre ha de nacer de nuestra identidad confesante de cristianos y está destinada, como beneficiarios, a todos los hombres y mujeres sin ninguna distinción", añaden.

Finalmente, terminan este comunicado de Adviento confiando sus "anhelos y esperanzas" a la Santísima Virgen María, a quien invocan "con el querido y entrañable nombre de Nuestra Señora de Guadalupe".

"A Ella, que sabe como nadie de los sufrimientos y de las esperanzas de los hombres y mujeres de nuestra Región Extremeña, acudimos pidiendo su protección y le suplicamos que, como reza la popular oración de la Salve, nos muestre a Jesús, fruto bendito de su vientre", concluyen.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies