La ONU pide nuevas actuaciones para los 1,3 millones de residentes en campamentos de Haití

Actualizado 20/10/2010 9:23:00 CET

NUEVA YORK, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha recordado este martes que 1,3 millones de personas siguen viviendo en los campamentos creados para acoger a los desplazados tras el terremoto del pasado mes de enero y que, por tanto, hace falta un agilización de las operaciones humanitarias y un nuevo impulso del proceso de reconstrucción.

El representante de la ONU para los Derechos Humanos de los desplazados internos, Walter Kaelin, afirmó, después de visitar el empobrecido país caribeño, que éste "aún vive bajo una profunda crisis humanitaria" tras el desastre que provocó más de 200.000 muertos.

Kaelin visitó los campos de desplazados, pero también se reunió con personas que viven al margen de estos asentamientos, cuya situación es "menos visible, pero no menos grave", informa Naciones Unidas en un comunicado.

"Las personas de los campamentos tienen necesidades específicas, especialmente relacionadas con el refugio, que necesitan ser afrontadas al nivel del campamento", explicó. Sin embargo, a su juicio, existen "otras necesidades urgentes" tales como el acceso a atención sanitaria, agua y educación que afectan a poblaciones muchos mayores.

Kaelin instó a mejorar los proyectos de desarrollo en Haití y recordó que corresponde al Gobierno local elaborar un plan para lograr soluciones duraderas a la crisis humanitaria, mientras, la comunidad internacional debe mantener las donaciones para permitir, entre otros aspectos, que comience la reconstrucción de viviendas.

Haití sufre altos niveles de violencia que se reproducen también en los campamentos de desplazados, especialmente contra mujeres o niños. Por este motivo, y haciendo especial hincapié en que las violaciones siguen siendo una "grave preocupación", Kaelin pidió a la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (MINUSTAH) que incremente sus patrullas en los asentamientos y al Gobierno que envíe una "señal clara" a la Policía y al sistema judicial para poner fin a la impunidad de los delincuentes.