Organizaciones ecologistas creen que la nueva ley de residuos "obedece a los intereses de la industria"

Actualizado 04/03/2011 18:54:15 CET

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción y Greenpeace han mostrado este viernes su "decepción" por el anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados aprobado este viernes en Consejo de Ministros al considerar que la nueva legislación "obedece a los intereses particulares" de la industria.

En un comunicado conjunto, las organizaciones ecologistas creen que el nuevo texto refleja "la poca ambición" del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) al ceder, a su juicio, a las presiones de las comunidades autónomas y de la industria, y "dar la espalda al medio ambiente y a los intereses de los ciudadanos".

El Proyecto de Ley de Residuos enviado al Parlamento traspondrá al régimen normativo español la Directiva Marco de Residuos. La nueva Ley será el marco regulatorio de la generación y gestión de residuos en los próximos años y, entre otras medidas, establece un calendario para la sustitución de las bolsas comerciales de un solo uso de plástico no biodegradable en 2018.

Sin embargo, según los ecologistas, el texto aprobado este viernes "está muy lejos de responder correctamente" a las expectativas al considerar que "seguirá fomentando una sociedad abocada a un callejón sin salida, centrada en la incultura de 'usar y tirar'", además de suponer "un retroceso" respecto a la Ley vigente de 1998.

Entre otras carencias, los ecologistas denuncian que en el Proyecto de Ley "falta una apuesta clara" por la reducción de la producción de residuos, además de abordar con "poca ambición" temas como la reutilización y el reciclado. Las ONG también lamentan la desaparición de la obligación de recoger biorresiduos, el lugar que sigue ocupando la incineración y el mantenimiento del 'estatus quo' en materia de bolsas comerciales de un solo uso.

Por todo ello, las organizaciones ecologistas piden mejorar el presente texto para que se priorice la reducción de la generación de residuos y se establezcan objetivos y mecanismos concretos; además de apostar por la gestión descentralizada y obligar a las autoridades competentes a tratar, mediante el compostaje y la digestión anaerobia, la fracción orgánica de los residuos domésticos.

Asimismo, reclaman implantar progresivamente Sistemas de Devolución, Depósito y Retorno para determinados envases, desincentivar la incineración y el vertido; prohibir la distribución gratuita de bolsas de un solo uso; garantizar transparencia, acceso a la información y participación pública; e incluir la certificación forestal para envases y etiquetas de envases constituidos por madera, papel y/o cartón.