Organizaciones 'provida' califican de "realidad terrible" y cifra "del horror" el número de abortos en España en 2016

Publicado 29/12/2017 19:23:07CET

MADRID, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Redmadre y Derecho a Vivir han valorado este viernes 29 de diciembre los datos relativos al número de interrupciones voluntarias del embarazo realizadas en España en 2016, un total de 93.131, que han calificado de "realidad terrible" y cifra "del horror".

"En España hay miles de mujeres que desearían llevar a término su embarazo y ejercer su maternidad. Por ello la sociedad española tiene la obligación de afrontar el drama humano que afecta a la mujer embarazada que se plantea el aborto y debe promover el valor de la maternidad con políticas de apoyo a la mujer que se encuentra ante un embarazo imprevisto y que recibe presiones constantes para que aborte. Muchas no lo harían si recibieran la ayuda que necesitan", ha afirmado la directora general de la Fundación Redmadre, Amaya Azcona.

De este modo, la Fundación considera que estos datos deberían hacer reflexionar a la sociedad y al Gobierno "sobre esta tragedia que afecta a decenas de miles de mujeres y sobre las consecuencias de la ausencia de políticas de apoyo a las mujeres embarazadas, con especial atención a las más vulnerables".

"Nunca el aborto es la solución a un embarazo imprevisto, pero existe una parte de la sociedad que se ha acostumbrado a verlo como la opción más aceptable cuando las circunstancias que rodean a la mujer son dificultosas, de forma que en vez de ayudarla a resolver sus problemas la obliga a pasar por una situación que nadie desearía para sí mismo", ha dicho Azcona, que pide "tomar conciencia sobre las consecuencias físicas y psicológicas del aborto para conseguir hacer frente a este problema respetando la dignidad de la mujer".

De este modo, "una vez más" ha reclamado al Gobierno "una Ley de apoyo a la maternidad que asista, sobre todo, a las mujeres en riesgo de exclusión social a causa de su embarazo, es decir, a aquellas que se ven abocadas al aborto por sus circunstancias socio-económicas".

Derecho a Vivir asegura, por su parte, que "la cifra del horror abortista en España sigue siendo cruel". "93.131 vidas humanas eliminadas antes de su natural nacimiento en 2016", han lamentado, para agregar que "el aborto sigue siendo un negocio privado pagado a cargo del presupuesto público".

A juicio de esta organización, los datos hechos públicos "corroboran que el aborto se ha convertido en un acto que no responde a condicionantes externos, argumentados de forma profusa por sus partidarios, como la falta de trabajo, el desamparo familiar o la imposibilidad de atender a más hijos".