El Papa aprueba las "virtudes heroicas" de la investigadora química del siglo XX Guadalupe Ortiz de Landázuri

Publicado 04/05/2017 15:18:09CET

ROMA, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El Papa Francisco ha aprobado este jueves 4 de mayo las "virtudes heroicas" de la española Guadalupe Ortiz de Landázuri (1916-1975), laica, del Opus Dei e investigadora química que llevó a cabo una intensa labor de evangelización y promoción social.

De este modo, Francisco ha validado los decretos que reconocen dichas virtudes después de mantener este jueves una audiencia privada con el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Amato.

Guadalupe Ortiz de Landázuri nació en Madrid el 12 de diciembre de 1916 y en 1932 inició la carrera de Ciencias Químicas, unos estudios que se vieron interrumpidos al estallar la guerra civil. Una vez terminada la carrera, en 1941 comenzó a dar clases para sostener las necesidades económicas de su familia.

En 1944, conoció al fundador del Opus Dei, san Josemaría Escrivá de Balaguer y poco después pidió su admisión. Por su "generosidad, su fortaleza y alegría", en 1950, el fundador la invitó a comenzar el trabajo apostólico de las mujeres del Opus Dei en México.

Allí dirigió una residencia para universitarias, a las que animaba a poner sus conocimientos al servicio de los demás a través de su profesión y en varias iniciativas de asistencia a los necesitados. Al mismo tiempo, buscó la colaboración de mujeres profesionales y madres de familia, a las que trataba de contagiar su fe cristiana.

En 1956, Guadalupe se traslada a Roma y un año después regresa a España por una seria dolencia de corazón. Tras obtener el doctorado con la máxima calificación, el Premio Juan de la Cierva de Investigación y, tras dos cursos de profesora interina en el Instituto Ramiro de Maeztu, obtuvo por oposición la plaza de profesora titular de Ciencias en la Escuela de Maestría Industrial, actualmente, Instituto Santa Engracia.

Además, desarrolló su vida profesional como investigadora en el ámbito de la química aplicada; primero, en la búsqueda de materiales refractarios aislantes, con el objetivo de disminuir el consumo de energía, y más tarde en el sector de textiles. Al mismo tiempo, llevó a cabo una intensa labor de evangelización y promoción social. El 16 de julio de 1975 falleció en Pamplona, con fama de santidad.

La primera fase del proceso de canonización de Guadalupe Ortiz de Landázuri concluyó el 22 de marzo de 2005, tras tres años y medio de trabajo. El tribunal recogió la declaración de 54 testigos, examinó numerosos documentos y reunió las pruebas para determinar la heroicidad de su vida cristiana. Ahora, el Papa Francisco ha aprobado esas virtudes heroicas, un primer paso para ser santa.

IRRADIABA ALEGRÍA

El prelado del Opus Dei, monseñor Fernando Ocáriz, ha indicado que este decreto es "motivo de profundo agradecimiento a Dios" y ha destacado la "alegría" de Guadalupe Ortiz. "Irradiaba alegría cristiana en las distintas ocupaciones de su vida: como química, en las tareas del hogar, en la enseñanza y en la extensa e intensa dedicación apostólica que desplegó en España, México e Italia".

Para monseñor Ocáriz, el ejemplo de Guadalupe Ortiz recuerda que, "cuando Dios llama a la santidad, hasta las cosas más ordinarias adquieren un horizonte amplio y bello, y son motivo para acercar a muchas personas a la felicidad de la unión con Dios".

Por su parte, el postulador de la causa, el sacerdote Antonio Rodríguez de Rivera, ha definido a Guadalupe, en una entrevista, como "una mujer enamorada de Dios, llena de fe y de esperanza, que con su trabajo y optimismo, ayudó a los demás en sus necesidades espirituales y materiales". "Era manifiesta la alegría que impregnaba todo su quehacer, también ante situaciones más difíciles", ha añadido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies