El Papa en Azerbaiyán: "La fe no es un superpoder para resolver los problemas de la vida"

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

El Papa en Azerbaiyán: "La fe no es un superpoder para resolver los problemas de la vida"

El Papa Francisco en su visita a Georgia y Azerbaiyán
INSTAGRAM
Publicado 02/10/2016 11:48:15CET

ROMA, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha aseverado en su primera visita a Azerbaiyán que la fe no es "un superpoder que sirve para resolver los problemas de la vida".

Igualmente, ha subrayado que tampoco es una "fuerza mágica que baja del cielo" sino un don de Dios que hay que pedirle siempre y que requiere "un cultivo" por parte de los hombres.

En la homilía de la misa celebrada en su primer encuentro en Bakú, capital de Azerbaiyán, en la última etapa de viaje al Cáucaso, Francisco ha recordado que la fe "no es una 'dote' que se recibe de una vez para siempre", "Una fe concebida para satisfacer nuestras necesidades sería una fe egoísta, totalmente centrada en nosotros mismos. La fe es un hilo de oro que nos une al Señor. Es un don que vale la vida entera, pero que fructifica si nosotros ponemos nuestra parte", ha explicado.

Tras dos días en Georgia, el Papa ha aterrizado este domingo en la capital de Azerbaiyán, y ha celebrado la misa en el Centro Salesiano de la ciudad, donde ha advertido de dos tentaciones que manchan la fe: la tibieza de corazón y convertir el servicio en un fin para lograr ser grandes.

"El que es tibio vive para satisfacer sus comodidades, que nunca son suficientes, y de ese modo nunca esta* contento; poco a poco termina por conformarse con una vida mediocre. Y pensar como dueños, trabajar so*lo para ganar prestigio y llegar a ser alguien. El servicio se convierte en un medio y no en un fin, porque el fin es ahora el prestigio, después vendrá el poder, el querer ser grandes", ha alertado.

En este sentido, puntualizado que Dios no favorece los deseos de cambiar el mundo y a los demás de manera inmediata y continuamente, sino que busca ante todo curar el corazón. "Dios cambia el mundo cambiando nuestros corazones, y esto no puede hacerlo sin nosotros", ha precisado.

Por eso, ha señalado que "tener fe, una fe viva, no es fácil". Finalmente, ha pedido a los cristianos que tejan la fe "cada di*a pacientemente, entrelazando una trama y una urdimbre bien definidas: la trama de la fe y la urdimbre del servicio".

Así, ha concluido que el servicio no es solo "ser fieles a los deberes o en hacer alguna obra buena". "Jesús nos pide una disponibilidad total, una vida completamente entregada, sin cálculos y sin ganancias", ha especificado.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies