El Papa celebra una primera reunión con obispos chilenos y les invita a meditar y orar

El Papa celebra una primera reunión con obispos chilenos
VATICAN MEDIA
Publicado 15/05/2018 20:26:53CET

ROMA, 15 May. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha tenido este martes la primera de las cuatro reuniones que mantendrá hasta el próximo miércoles con 34 obispos chilenos para examinar a fondo las acusaciones de encubrimiento que pesan contra el responsable de la diócesis de Osorno, Juan Barros, en el caso de abusos sexuales cometidos por el cura Fernando Karadima.

Así lo ha confirmado la oficina de prensa de la Santa Sede en un comunicado en el que ha señalado que los encuentros continuarán este miércoles por la tarde y el jueves 17 de mayo en el Aula Pablo VI del Vaticano.

"Esta tarde, el Papa ha entregado a cada uno de los obispos el texto con los temas de meditación", ha explicado el Vaticano que ha puesto de manifiesto que "desde este momento y hasta la próxima reunión, se abre un tiempo dedicado exclusivamente a meditar y orar".

Durante las reuniones el Papa está acompañado por el prefecto de la Congregación para los Obispos, el cardenal Marc Ouellet. En una nota de prensa el pasado sábado el Vaticano informó de que el Santo Padre, "interpelado por las circunstancias y los desafíos extraordinarios que plantean los abusos de poder, sexuales y de conciencia, ocurridos en Chile a lo largo de las últimas décadas, considera necesario examinar a fondo sus causas y consecuencias, así como los mecanismos que han llevado en algunos casos a su encubrimiento y a las graves omisiones hacia las víctimas".

El Vaticano además subrayó que "a lo largo de los encuentros, el papa Francisco compartirá sus conclusiones personales derivadas de la reciente misión especial a Chile confiada a Charles Scicluna, arzobispo de Malta, y a Jordi Bertomeu, de la Congregación para la Doctrina de la Fe".

La Santa Sede destacó entonces que el objetivo de este largo 'proceso sinodal' es el discernimiento de "la responsabilidad de todos y cada uno en esas heridas devastadoras, así como el estudio de los cambios adecuados y duraderos que impidan la repetición de actos siempre reprobables".

"Es fundamental restaurar la confianza en la Iglesia mediante pastores buenos que testimonien con su vida el haber conocido la voz del Buen Pastor: que sepan acompañar el sufrimiento de las víctimas y trabajar de manera decidida e incansable en la prevención de los abusos", añadió.

Las reuniones se desarrollarán en estricta confidencialidad por lo que no está previsto que el papa Francisco haga ninguna declaración ni durante ni después de las reuniones.

DOLOR Y VERGÜENZA DE LOS OBISPOS CHILENOS

En la víspera de los encuentros con Francisco, los obispos de Chile declararon ante la prensa internacional que llegaban al Vaticano "con dolor y vergüenza".

El lunes por la tarde, en Roma, los portavoces de la Conferencia Episcopal chilena, Fernando Ramos y Juan Ignacio González confesaron que no sabían cuánta información había recibido el Papa y explicaron que cuando sucedieron los abusos, que comenzaron hace décadas, no tenían "ni la capacidad ni la preparación" para entender el proceso por el que pasa una víctima.

"Hemos cometido errores que no deberíamos haber cometido pero estamos aprendiendo para no volver a cometerlos", señaló monseñor Ramos, secretario de la Conferencia episcopal quién añadió que tienen la "obligación moral de estar con las víctimas" y de "pedir perdón hasta setenta veces siete".

Por su parte, el obispo de la diócesis de San Bernardo Monseñor González, destacó que los abusos "nunca deberían haber sucedido" y alegó que están trabajando para que no se repitan los casos. "La experiencia nos dice que siempre en general las victimas tienen la razón, sobre todo cuando son menores", agregó.

A DOS SEMANAS DE SU ENCUENTRO CON VÍCTIMAS

Hace dos semanas Francisco recibió en el Vaticano a tres de las víctimas de abusos sexuales del sacerdote chileno Fernando Karadima, en un encuentro en el que les pidió perdón y les aseguró que tomaría medidas para subsanar el daño. En una rueda de prensa conjunta ante la prensa extranjera tras las reuniones Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo reclamaron al pontífice que transforme en "acciones ejemplares y ejemplificadoras" sus cariñosas palabras de perdón.

"No depende de nosotros que se lleven a cabo las necesarias transformaciones en la iglesia para detener la epidemia del abuso sexual y el encubrimiento. Esperamos que el Papa transforme en acciones ejemplares y ejemplificadoras sus cariñosas palabras de perdón", manifestaron a este respecto.

La cita con los obispos chilenos fue convocada por Francisco el pasado 8 de abril tras haber tenido acceso al informe del arzobispo de Malta, Charles Scicluna, en el que se recopilaban testimonios de víctimas y de la Iglesia para determinar los antecedentes sobre el Obispo de Osorno, Juan Barros.