El Papa critica los sacerdotes que viven "una doble vida" que convierte la Iglesia en un lugar para los negocios

 

El Papa critica los sacerdotes que viven "una doble vida" que convierte la Iglesia en un lugar para los negocios

Publicado 06/11/2015 13:11:33CET

ROMA, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha criticado a los sacerdotes que viven "una doble vida" y que convierten la Iglesia en un lugar para los negocios al recordar que su verdadera misión es servir, durante la misa celebrada este viernes en la residencia de Santa Marta.

"En la Iglesia están estos, que en vez de servir, pensar en los otros, sentar las bases, se sirven de la Iglesia: los escaladores, los apegados al dinero. ¿Cuántos sacerdotes, obispos, hemos visto así? Es triste decirlo ¿no?", ha lamentado Francisco.

El Papa ha pedido que la Iglesia sepa renunciar "a las propias comodidades" y a las "tentaciones de una doble vida". "Me hago ver como ministro, es decir como el que sirve, pero en el fondo me sirvo de los otros", ha lamentado.

Durante la homilía, el Pontífice ha defendido "la radicalidad del Evangelio, de la llamada de Jesucristo: servir, estar al servicio de, no pararse, ir siempre más allá, olvidándose de uno mismo" y ha llamado a despojarse de "la comodidad del estatus". Asimismo, ha pedido a los sacerdotes que se pregunten si han llegado a un estatus y viven "cómodamente sin honestidad, como esos fariseos de los que habla Jesús que paseaban en las plazas, dejándose ver por los otros".

Así, ha pedido que los obispos y los sacerdotes venzan la tentación de vivir "una doble vida" recordando que la Iglesia está llamada a servir, no a convertirse en un lugar de negocios. El Papa ha expresado, además, su alegría a escuchar historias de personas de la Iglesia que le explican que dedican su vida a los demás.

"He venido aquí para ver a los míos, porque desde hace 40 años soy misionero en el Amazonas. O una monja que me dice "trabajo desde hace 30 años en un hospital de África. O cuando encuentra a una monjita que desde hace 30 o 40 años está en el hospital trabajando con discapacitados siempre sonriente. Esto se llama servir, esta es la alegría de la Iglesia: ir más allá, siempre; ir más allá a dar la vida. Esto es lo que ha hecho Pablo: servir", ha detallado.

Así, ha alertado de que "cuando la Iglesia es tibia, cerrada en sí misma, también de negocios muchas veces, esto no se puede decir que sea una Iglesia que está al servicio, sino que se sirve de los otros".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies