El Papa defiende la lógica de amor de Dios y cree que los planes humanos están "con frecuencia, marcados por el egoísmo"

 

El Papa defiende la lógica de amor de Dios y cree que los planes humanos están "con frecuencia, marcados por el egoísmo"

Contador
El Papa Francisco en una foto de su cuenta de Instagram.
INSTAGRAM
Publicado 24/09/2017 13:03:37CET

ROMA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha defendido la lógica de amor de Dios al tiempo que ha lamentado que los planes humanos estén "con frecuencia, marcados por el egoísmo", durante el Ángelus de este domingo.

Tras comentar el Evangelio del día y en concreto la parábola en la que Jesús cuenta cómo el propietario de una viña contrata por la mañana a un grupo de jornaleros y les promete un denario al día,
el pontífice ha destacado que Jesús pretende abrir los corazones de los fieles "a la lógica del amor del Padre, que es gratuito y generoso".

Para Francisco esta parábola no se refiere a los derechos de los trabajadores sino para destacar que "en el Reino de Dios no hay desocupados" ya que "todos están llamados a hacer su parte". Así ha reflexionado: "Para todos al final habrá una recompensa otorgada por la justicia divina, no una justicia humana, ¡por fortuna para nosotros!, es decir, la salvación que Jesucristo nos ha otorgado con su muerte y su resurrección. Una salvación que no es merecida, sino regalada"

En este sentido, ha subrayado que Jesús quiere que los fieles se dejen fascinar por los planes y los caminos de Dios que son distintos a los propuestos por los propios hombres. "Los planes humanos están, con frecuencia, marcados por el egoísmo y los intereses personales, y nuestras angustias y preocupaciones no son comparables a los amplios y rectos caminos del Señor", ha manifestado.

Francisco ha explicado que el Señor, "ejerce la Misericordia, perdona ampliamente y está lleno de una generosidad y bondad que alcanza a cada uno de nosotros, y abre a todos los territorios su amor y su gracia que pueden dar al corazón humano la plenitud de su alegría".

En este sentido ha recordado que la justicia de Dios nada tiene que ver con la justicia humana, y que en su Reino "habrá una recompensa para todos otorgada por Él".

De esta manera, para el Papa, Jesús comunica dos aspectos del Reino de Dios. El primero es que Dios "quiere llamar a todos para trabajar en su Reino" y el segundo es que, al final, "quiere dar a todos la misma recompensa, es decir, la vida eterna".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies