El Papa lamenta el asesinato de las tres monjas italianas en Burundi

 

El Papa lamenta el asesinato de las tres monjas italianas en Burundi

Actualizado 05/07/2015 13:27:14 CET

MADRID, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, ha enviado en nombre del Santo Padre un telegrama a monseñor Evariste Ngoyagoye, obispo de Bujumbura (Burundi), en el que ha lamentado el asesinato el pasado domingo de tres misioneras javerianas italianas, en su convento de Kamenge, en la zona norte de la capital Bujumbura.

En el telegrama, Parolin ha explicado que el Papa "recibió con tristeza la noticia" y "expresa su cercanía a la comunidad religiosa a la que pertenecían, a las familias de las víctimas y a la entera comunidad diocesana".

Por otro lado, el secretario de Estado envió otro telegrama a la hermana Inés Frizza, superiora general de las Misioneras Javerianas en el que pone de manifiesto "el dolor del Papa por la trágica muerte de las misioneras" y asegura que comparte el profundo dolor de la congregación por la grave pérdida de estas entregadas religiosas. En este otro mensaje, Parolin expresa que el Papa "espera que la sangre derramada se convierta en semilla de esperanza para construir la auténtica fraternidad entre los pueblos".

La diócesis de Parma, a la que pertenecían las tres religiosas, informó en su página web de la muerte de las religiosas e indicó que todo "parece indicar que fue un trágico intento de robo por parte de una persona con problemas mentales".

Según los medios italianos, que citan fuentes de la policía de Burundi, el agresor es un joven que huyó del convento sin haber robado nada y tras haber apuñalado a dos de las monjas, mientras que la otra fue golpeada con una piedra.

El padre Mario Pulcino, superior de los misioneros saverianos en Burundi definió el múltiple crimen como "un episodio del todo inesperado, un enorme dolor".

La orden de las religiosas saverianas había sido ya tomada en la mira en Africa. Siete misioneras de María-Saverianas -seis italianas y una brasileña- fueron secuestradas el 25 de enero de 1995 y liberadas el 21 de marzo posterior por los rebeldes del Frente Revolucionario Unido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies