El Papa lamenta que la corrupción también afecta a la Iglesia en forma de "mundanidad espiritual"

 

El Papa lamenta que la corrupción también afecta a la Iglesia en forma de "mundanidad espiritual"

Publicado 15/06/2017 18:21:53CET

ROMA, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Papa Francisco ha invitado a luchar contra la corrupción que es "el origen de las principales violaciones contra los derechos humanos y la dignidad de las personas" y ha lamentado que también se haya introducido en la Iglesia a través de la "mundanidad espiritual".

El Pontífice realiza estas apreciaciones en el prólogo del libro del cardenal Peter Turkson titulado 'Corrosión' y recogido por el diario italiano 'Corriere della Sera'.

En concreto, sobre la corrupción de la Iglesia, subraya que "es la mundanidad espiritual, la tibieza, la hipocresía, el triunfalismo, el hacer prevalecer solo el espíritu del mundo sobre la vida, el sentimiento de indiferencia".

"Es con ese conocimiento --añade-- con el que nosotros, hombres y mujeres de Iglesia, podemos acompañarnos a nosotros mismos y a la humanidad sufriente, sobre todo a aquella que permanece oprimida por las consecuencias criminales y el degrado generado por la corrupción".

Francisco hace un llamamiento a la unidad para combatir la corrupción de la que ha señalado que es el origen de la explotación y tráfico de personas, de la falta de desarrollo, del tráfico de armas y drogas, de la injusticia social, del desempleo, de la esclavitud y de la degradación del medio ambiente.

"La corrupción es el arma y el lenguaje más común de las mafias y de las organizaciones criminales del mundo", especifica, al tiempo que advierte de que "es la peor plaga social porque genera gravísimos problemas y crímenes que afectan a todos".

Ante este escenario, el Papa insta a los católicos a permanecer vigilantes ante posibles actitudes corruptas. "Cuando el hombre respeta las exigencias de estas relaciones es honesto, asume la responsabilidad con rectitud de corazón y trabaja por el bien común. Cuando, por el contrario, cae, se corrompe, esas relaciones se quiebran", remarca.

Además, precisa que, aunque el corrupto asume "la actitud triunfalista del que se siente más inteligente y más astuto" que los otros, "no se da cuenta de que se está construyendo su propia cárcel". "Un pecador puede pedir perdón, un corrupto se olvida de pedirlo", agrega.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies