Papa: "El matrimonio es la unión de un hombre con una mujer. Llamemos a las uniones del mismo sexo 'uniones civiles'"

Dominique Wolton, con el cardenal Osoro, José Luis Restán y Víctor Pérez-Díaz
EUROPA PRESS
Publicado 23/03/2018 14:27:04CET

Asegura que las mujeres tendrán más poder de decisión con la reforma de la Curia

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Papa Francisco precisa en el libro entrevista 'Política y Sociedad' (Encuentro), en el que conversa con el sociólogo francés Dominique Wolton, que la vía para la unión de las personas homosexuales es "la unión civil" pero no "el matrimonio".

"El matrimonio es la unión de un hombre con una mujer. Este es el término preciso. Llamemos a las uniones del mismo sexo 'unión civil'", señala el Pontífice en una de las respuestas a Wolton, que se define como agnóstico y que esta semana se encuentra en España para presentar este libro entrevista que se basa en 12 conversaciones que tuvieron lugar entre febrero de 2016 y febrero de 2017.

De su diálogo con el Pontífice, Wolton extrae que Francisco es "muy respetuoso" hacia las personas homosexuales. "Dice expresamente que el matrimonio no puede tener lugar entre homosexuales sino entre un hombre y una mujer porque es el vínculo con el que se genera la familia pero está de acuerdo con la unión civil", ha precisado Wolton durante la presentación de la obra este viernes 23 de marzo en Madrid.

Por otro lado, el Papa rechaza la ideología de género que, a su juicio, está detrás por ejemplo de que "en los libros los niños aprendan que se puede elegir el propio sexo". "El género, ser una mujer o un hombre, sería una opción y no un hecho de la naturaleza. Eso favorece este error", apostilla en el libro.

Esta advertencia la hizo también este jueves 23 de marzo, el cardenal Carlos Osoro, durante la presentación del libro al público en Madrid, en la que también participaron el sociólogo Víctor Pérez-Díaz y que estuvo moderada por el periodista José Luis Restán. El arzobispo de Madrid abundó en esta idea del Pontífice, al indicar que "los sexos son diferenciados" y que no puede ser solo "una determinación social".

Además, entre los temas que se abordan en las conversaciones, Wolton cuenta que le llamó la atención lo "abierto" y "sensible" que es el Papa en relación a las mujeres. "Con la reforma de la Curia, habrá muchas mujeres que tendrán poder de decisión, no solo de consejo", subraya el Pontífice en el libro.

El Papa también reconoce que algunas mujeres le han preguntado: "Pero, ¿por qué no podemos ser diaconisas?". A lo que Bergoglio responde: "Eso es un ministerio. Podemos reflexionar sobre ello". Si bien, puntualiza que a él le gusta más el rol de la mujer "en la sociedad evolucionada" y critica que algunos confundan esto con las reivindicaciones de la mujer, "como si se tratara de un machismo con falda".

"EL MACHISMO ES UNA BRUTALIDAD"

"El machismo es una brutalidad y una cosa negativa. El 'machismo con falda' es lo mismo. Eso no representa lo que la mujer debe representar en la sociedad. Ahora bien, ellas tienen que representar un gran papel en la unidad europea. Las verdaderas heroínas en las dos grandes guerras fueron las mujeres", agrega.

Sobre la natalidad, Francisco pide leyes de ayuda a las familias numerosas. "Si los europeos quieren quedarse entre ellos, ¡que hagan niños! Creo que el gobierno francés ha lanzado verdaderos planes, leyes de ayuda a familias numerosas. Los otros países, por el contrario, no lo han hecho: favorecen más el hecho de no tener hijos. Con razones diferentes, métodos diferentes", subraya.

En concreto, se refiere a la "débil" tasa de natalidad en países como España e Italia. "Yo creo que Europa se ha convertido en una abuela. Mientras que yo querría ver a una Europa madre", enfatiza.

Acerca de la inmigración, recuerda que todas las personas son migrantes, y propone encontrar en los países de origen fuentes de creación de empleo y que Occidente deje de vender armas para que se acaben las guerras que obligan a huir a estas personas. "¿Quién provoca la guerra? ¿Quién proporciona las armas? Nosotros, Occidente", advierte.

Francisco define la política como un oficio que debe servir para "empujar a un país a que avance y a que haga avanzar su cultura". Además, defiende que hacer política supone enfrentarse a los problemas, escuchar los argumentos del otro, intentar persuadirle. Y apunta que en este marco, la Iglesia tiene que servir para "lanzar puentes". "Ese es su papel diplomático", apostilla.

NO A LOS PARTIDOS PARA CATÓLICOS

Si bien, precisa que la Iglesia "no debe mezclarse en la política partidista" y opina que no deberían existir partidos solo para católicos pero sí formaciones que asuman los valores cristianos. "Ahora bien, un partido solo para los cristianos o para los católicos, no. Es algo que lleva siempre al fracaso", avisa.

Wolton también pregunta a Francisco si le gusta que le identifiquen como 'el Papa de los pobres' a lo que el Pontífice responde que no porque considera que "se trata de una ideologización". "No, yo soy el papa de todos. De los ricos y de los pobres. De los pobres pecadores, de los que yo soy el primero, sí, es verdad", subraya.