El Papa pide el fin de la violencia en Venezuela y reza por los cristianos perseguidos en Irak y Siria

 

El Papa pide el fin de la violencia en Venezuela y reza por los cristianos perseguidos en Irak y Siria

El Papa Francisco saluda a la gente en la Plaza de San Pedro
GIAMPIERO SPOSITO / REUTERS
Actualizado 01/03/2015 12:53:21 CET

ROMA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha pedido el fin de la violencia en Venezuela y ha rezado por los cristianos perseguidos en Irak y Siria durante el ángelus de este domingo.

Francisco ha hecho un llamamiento para que se pongan en marcha mecanismos que alivien "el sufrimiento de los que están en aflicción, a menudo sólo por la fe que profesan" al tiempo que ha rezado por las víctimas en Venezuela y, en concreto, por el "joven asesinado hace pocos días en San Cristóbal".

Sobre la situación en Irak y Siria, el pontífice ha lamentado que no cesen "las noticias dramáticas de Siria e Irak que refieren violencia, secuestros de personas y abusos contra los cristianos y otros grupos" y ha reclamado la paz.

"Queremos asegurar a los que están en estas situaciones que no nos olvidamos de ellos, sino que estamos cerca de ellos y rezamos insistentemente para que se ponga fin cuanto antes a la intolerable brutalidad de la que son víctimas", ha agregado.

Así, ha explicado que el viernes pasado ofreció la misa a todos aquellos que son perseguidos por razones de fe durante el retiro espiritual que realizó esta semana en Ariccia, a 40 kilómetros de Roma, junto con otros miembros de la Curia romana.

El Papa ha pedido ante todos los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro unos minutos de oración "por los que sufren por la fe en Siria e Irak".

Asimismo ha recordado durante el rezo dominical "la aguda tensión" que está viviendo Venezuela. "Exhorto a todos a que rechacen la violencia y que respeten la dignidad de cada persona y la sacralidad de la vida humana e invito a retomar un camino común por el bien del país, reabriendo espacios de encuentro y diálogo sincero y constructivo", ha añadido el Obispo de Roma.

Durante su alocución ha reflexionado sobre la condición de pecadores de los hombres, pero ha recordado la victoria sobre mal de los que toman el camino de conversión

"Jesús no nos engañan, nos ha prometido la felicidad y nos la dará si seguimos su camino", ha exclamado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies