El Papa pide sacerdotes "humildes" porque la Iglesia no debe obstaculizar el acceso al perdón

El Papa Francisco, en la basílica de San Pedro
REUTERS
Actualizado 10/04/2018 14:05:51 CET

ROMA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha pedido sacerdotes "humildes" que confiesen a los fieles de manera que no obstaculicen el "perdón del Padre" durante un largo encuentro con los llamados 'Misioneros de la Misericordia'. "Los ministros no se ponen por encima de los otros como si fuesen jueces frente a los hermanos pecadores", ha especificado.

"He recibido muchos testimonios de conversiones que se han realizado a través de vuestro servicio. De verdad debemos reconocer que la misericordia de Dios no conoce confines y con vuestro ministerio sois un signo concreto que la Iglesia no puede, no debe y no quiere crear alguna barrera o dificultad que obstaculice el acceso al perdón del Padre", ha comentado el pontífice.

Durante su discurso ha explicado que "el testimonio y el anuncio de la Buena Noticia tiene que llegar a todos" porque "nadie está excluido" al tiempo que ha subrayado la importancia de que el confesor "tenga abierto el corazón". A este respecto ha agregado: "Cuando acogemos al penitente, tenemos necesidad de mirarlo a los ojos y escucharlo para permitirle percibir el amor de Dios que perdona no obstante todo, lo reviste con un traje de fiesta y del anillo signo de la pertenencia a su familia".

Por este motivo, ha recordado que "el mensaje" de la Iglesia debe ser "el de hacer las paces con Dios". Y ha añadido: "Nuestro apostolado es un llamado a buscar y recibir el perdón del Padre. Como se ve, Dios tiene necesidad de hombres que lleven al mundo su perdón y su misericordia".

De otro lado, ha comentado que "la reconciliación no es, como se piensa a menudo, una iniciativa nuestra privada o el fruto de nuestro compromiso" porque de esta manera se caería en "una forma de neo-pelagianismo que tiende a sobrevalorar al hombre y sus proyectos, olvidando que el salvador es Dios y no nosotros".

Finalmente ha subrayado que el perdón es "realmente una forma de liberación para restituir la alegría y el sentido de la vida" y ha apuntado a que "la misericordia abre a la esperanza, crea esperanza y se nutre de esperanza".