El Papa se reúne con víctimas de la usura: "Es una plaga que humilla y mata"

Papa Francisco
GETTY
Publicado 03/02/2018 16:43:06CET

ROMA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha dicho que la usura "es una plaga que humilla y mata" durante una reunión este sábado en el Vaticano con víctimas de estas prácticas irregulares a las que invitado a contar su experiencia de valentía y esperanza "a los que todavía se encuentran en el túnel"

Francisco ha invitado a poner en práctica un nuevo humanismo económico que ponga en el centro a la persona tras definir la usura como "una plaga que lamentablemente todavía está muy extendida y escondida en nuestras estructuras".

"Sigo con particular atención su curso de lucha contra la usura, que se vuelve cada vez más cualificado y concreto con la experiencia y con la constitución de nuevas fundaciones distribuidas por todo el territorio nacional a través de cientos de centros de escucha: son presidios, escuelas de humanidad y educación para la legalidad, fruto de una sensibilidad que encuentra su inspiración iluminadora en la Palabra de Dios y que opera silenciosa y laboriosamente en las conciencias de las personas", ha señalado el Papa.

Las víctimas de usura con las que se ha reunido pertenecen a la asociación italiana contra la usura que lleva como nombre "Juan Pablo II", conformada por un grupo de voluntarios y víctimas del fenómeno usurero cuyas graves consecuencias repercuten en todo el mundo. En sus 26 años de historia han asistido a más de 25.000 familias de esta realidad.

El pontífice ha comenzado su discurso precisamente agradeciendo su labor de esta Asociación, la primera fundación contra la usura en Italia.

En su alocución en la Sala Clementina del Vaticano, el Papa ha asegurado que la usura es un mal antiguo, que desafortunadamente aún continúa escondido "como una serpiente que estrangula las víctimas". Para el pontífice para rescatar a las personas de "la patología de la deuda contraída ya sea para la subsistencia o para salvar la empresa o negocio" es necesario educar en la honestidad.

En concreto, ha invitado a promover una educación social basada en "un estilo de vida sobria, capaz de distinguir entre lo que es superfluo de lo que es necesario y que a la vez responsabilice a las personas a no contraer deudas por adquirir cosas a las que podrían renunciar sin problemas".

"Es importante recuperar las virtudes de la pobreza y el sacrificio: de la pobreza, para no convertirse en esclavos de las cosas y de los sacrificios, porque de la vida no se puede recibir todo", ha explicado.

Por ello ha invitado a fomentar "una mentalidad basada en la legalidad y la honestidad, tanto en individuos como en instituciones". También ha pedido que aumente la presencia de un "voluntariado motivado y disponible al servicio de los necesitados, para que estos se sientan escuchados, asesorados, guiados, para rescatarlos de su condición humillante".

Finalmente ha manifestado que en la base de toda crisis económica y financiera "siempre hay una concepción de la vida que pone primero a las ganancias y no a la persona".