El Papa sorprende a los franciscanos de Tierra Santa con un almuerzo fuera de programa en el Convento de San Salvador

 

El Papa sorprende a los franciscanos de Tierra Santa con un almuerzo fuera de programa en el Convento de San Salvador

El Papa almuerza con los franciscanos en el convento de San Salvador
EUROPA PRESS
Publicado 26/05/2014 20:03:01CET

JERUSALÉN, 26 May. (De la enviada especial de Europa Press, Laura Ramírez) -

El Papa Francisco ha decidido salirse del programa previsto -según el cual debía comer en el Centro Notre Dame de Jerusalén-- para ir a almorzar con los franciscanos en el convento de San Salvador ubicado dentro de la ciudad vieja "como un fraile más".

El vicario de la Orden Custodia de Tierra Santa, el fraile franciscano Artemio Vítores explica a Europa Press que fue una verdadera sorpresa. "Nos avisaron de que hoy la comida sería a las 13,00 horas; y media hora antes, nos dijeron que iba a venir el Papa a comer", ha recordado. "Un espectáculo", ha subrayado.

Según ha precisado, es "la primera vez en la historia que un Papa come en el convento de San Salvador y el almuerzo ha sido "muy sencillo": spaguetti, puré con carne, ensalada, sandía y, como novedad por la ocasión, un helado y un dulce.

El Pontífice llegó a la casa a las 14,30 horas y los cien frailes presentes, en su mayoría jóvenes, le recibieron "aplaudiendo sin parar", según ha contado el fraile y eso "ha puesto muy contento" a Francisco.

Los frailes y el Papa han comenzado a comer sobre las 14,30 horas ya que en los actos previos se había acumulado algo de retraso con respecto al programa. Por ello, ha tenido que ser rápido, según explica. Además, añade que fuera había más de cien policías.

Según ha destacado fray Artemio, el Papa les ha dicho que se sentía "muy feliz" de poder compartir ese momento con los frailes y les ha contado una anécdota, que cuando en Argentina caminaba por la calle y se encontraba con un cura, le decían que se fuera a trabajar, pero que cuando se encontraba con un fraile siempre le devolvía una sonrisa.

Ya solo con el fraile español, Francisco le ha contado que tras su elección alguien le preguntó cómo siendo argentino, que son "lo más, lo mejor", había elegido el nombre de Francisco, que podía haber elegido el de Jesús II. Además, en este ambiente distendido, el fraile le ha regalado sus últimos libros. "Con Francisco, me he sentido un mejor fraile", remarca.

Sobre las razones por las que el Pontífice ha decidido salirse del programa y almorzar con los franciscanos, el padre Artemio ha apuntado que "quizá ha sentido que era más lujo" y ha preferido algo más sencillo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies