Peces-Barba afirma que la extensión de la libertad de conciencia a otras culturas tiene sus límites

 

Peces-Barba afirma que la extensión de la libertad de conciencia a otras culturas tiene sus límites

Actualizado 20/07/2009 19:01:53 CET

LAREDO, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

Gregorio Peces-Barba, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid, señaló hoy que la libertad de conciencia, como todos los derechos, "es una construcción occidental, europea y atlántica", y destacó que la extensión de esta libertad a otras culturas "tiene sus posibilidades y tiene sus límites".

Según precisó, los límites son aquellas posiciones que están "claramente enfrentadas" con la cultura de los derechos humanos. Así, indicó que mientras que otras dimensiones culturales como pueden ser el pañuelo o la práctica de la religión que no es la católica son posibles, la libertad religiosa ampara a otras religiones "en aquellas dimensiones que no son contrarias a los derechos humanos".

Peces-Barba dirige esta semana en Laredo un curso sobre 'Los retos de los derechos humanos en el siglo XXI', dentro de las actividades organizadas por la Universidad de Cantabria. Él mismo fue el encargado de inaugurar el curso con una ponencia que ha versado sobre 'la extensión y los problemas de la libertad de conciencia en un mundo multicultural'.

En su intervención, Peces-Barba se refirió a la situación de libertad de conciencia que existe en nuestro país. "En España

--dijo-- la situación es positiva y no hay ningún elemento de otras religiones que pretendan imponer de una manera muy visible algunas dimensiones que sean contrarias a los derechos humanos".

Indicó que hay libertad de culto, "hay muchas mezquitas". El problema existe --dijo-- con algunas mezquitas clandestinas "donde la policía tiene la convicción de que están trabajando para la yihad islámica y para grupos terroristas". Y en alguna ocasión --añadió-- "se han desmantelado algunos de estos grupos".

DERECHOS HUMANOS Y LIBERTADES ECONÓMICAS

La segunda ponente de la mañana ha sido Veronique Champeil-Desplats, profesora de la Universidad X-Nanterre de París. Champeil ha hablado de las libertades económicas presentadas como un nuevo problema para los derechos humanos dentro de la empresa "pero también suponen un problema fuera con temas como la explotación, las dificultades para el acceso a la vivienda o a la sanidad", expuso.

La experta explicó las protecciones que existen para los derechos humanos frente a este desastre que representan las libertades económicas. "Históricamente las libertades económicas y los derechos humanos han ido en conjunto, una misma problemática liberal; progresivamente con un uso liberalista de estas libertades económicas se separan de los derechos humanos y se enfrentan a ellos", indicó.

Para Champeil hay dos actores que tienen un papel muy importante. "El primero son los jueces cuando balancean los principios, por ejemplo, la libre circulación de los capitales frente a varios derechos humanos. Y el segundo actor son los políticos que definen políticas públicas de protección, de acceso a la vivienda frente al crecimiento de la empresa de construcción. Son los dos actores principales que pueden reequilibrar los principios, pero no hay un mecanismo mágico, es sobre todo voluntad política", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies