Pedro Sánchez cree que Munilla se sitúa con sus críticas al feminismo al margen de Juan XXIII, Pablo VI o Francisco

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, durante una rueda de prensa
REUTERS - Archivo
Actualizado 07/03/2018 11:55:58 CET

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha criticado en una carta abierta las declaraciones del obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, en relación al feminismo que, a su juicio, le sitúan al margen del Concilio Vaticano II y de pontífices como Juan XXIII, Pablo VI o Francisco.

El prelado señaló el pasado lunes que "es curioso cómo el demonio puede meter un gol desde sus propias filas. "El feminismo, al asumir la ideología de género, se ha hecho una especie de harakiri", añadió.

Un día después, aseguró que sus palabras habían sido "falseadas" y precisó que "la reivindicación que había hecho el feminismo radical en los años 60 de aborto libre como bandera de la libertad de la mujer" ha resultado ser "en detrimento de la propia dignidad de la mujer". "Ese es el gol que yo dije que el Demonio había metido al feminismo radical, un gol en detrimento de la dignidad de la propia mujer", remarcó.

"Sus palabras desconocen los últimos cinco siglos de civilización, de modernidad y de secularización, situándose al margen del humanismo, de la libertad, del Renacimiento, de la Ilustración, de los derechos humanos, de la democracia, incluso del Concilio Vaticano II, de Juan XXIII, de Pablo VI o de Francisco", asegura Sánchez en un texto recogido en eldiario.es.

El líder socialista se muestra "indignado" por las "declaraciones irrespetuosas y antimodernas" del prelado "contra las mujeres". "Singularmente contra aquellas que son feministas y luchan por la (necesaria) igualdad de género", añade.

Tras asegurar que no cuestiona la libertad de expresión del obispo, "más en estos tiempos de censuras y autocensuras varias", considera que sus palabras denotan "poca caridad cristiana", "voluntad de dominar", en especial "si se trata de mujeres, como si fueran menores de edad o incapaces" y como se siguiera en el "nacional-catolicismo franquista".

"España, desde 1978, no es un Estado confesional, teocrático, sino aconfesional y algún día deberá ser plenamente laico. Mientras tanto, señor Obispo, respete: al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios", concluye Sánchez.