Personas sordas creen que el gesto del 15-M alzando las manos "enriquece" la lengua de signos al ayudar a visibilizarla

Votación Durante Una Asamblea Del Movimiento 15M
EUROPA PRESS
Actualizado 24/11/2011 14:30:03 CET

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El gesto emblema del 15-M en el que alzan las manos, imitando el movimiento que realizan las personas sordas al aplaudir y con el que muestran su aprobación ante cualquier asunto, "enriquece" la lengua de signos al ayudar a difundirla y visibilizarla, según ha reconocido Iker Sertucha, miembro del Consejo rector de la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE).

En declaraciones a Europa Press, Sertucha ha afirmado que las lenguas "no tienen un dueño", sino que forman parte de los usuarios, y, "como usuario, estaría contento, ya que enriquece que la gente comparta también esta lengua". En cualquier caso, ha recordado que "desde el Centro de Normalización Lingüística de la Lengua de Signos Española (CNLSE) no se reconoce esa marca".

Pero, por lo que explica Sertucha, tampoco han constatado un uso incorrecto: "El movimiento del 15-M ha decidido utilizar el símbolo del aplauso con un código específico. Si se utilizase con un mal concepto, el CNLSE tendría que tener un papel activo para evitar que se generen confusiones y se normalice un uso erróneo".

Durante la inauguración del I Seminario sobre la normalización de la lengua de signos española, Sertucha ha apuntado que este Centro empezó a funcionar hace sólo cinco meses y, por ello, ha dejado la puerta abierta a que "a largo tiempo, si la sociedad sigue utilizando este signo, el centro lo investigue, recopile evidencias y lo reconozca.

SURGE GRACIAS A LOS INTÉRPRETES EN LAS ASAMBLEAS

Sertucha ha recordado que este símbolo surge a través de los voluntarios que se ofrecieron para ejercer como intérpretes en las asambleas del 15-M de forma que las personas sordas pudiesen participar. "La gente empezó a copiar la seña, se empezó a multiplicar, en un efecto en cadena, y se convirtió en algo visual con lo que llamar la atención", ha señalado.

Por otro lado, ha querido aclarar que "lo primero que se debe tener claro es que el Centro de Normalización no es propiedad de los sordos sino de toda la comunidad lingüística usuaria de la lengua de signos". Por lo tanto, dependiendo de quién y cómo use los signos, puede que en un futuro el CNLSE lo recoja, "con un trabajo similar al que realiza la RAE cuando acepta un anglicismo".

En el acto de inauguración del seminario, que ha tenido lugar este jueves en el Instituto Cervantes, han intervenido la presidenta de la CNSE, Concepción Mª Díaz Robledo, y el director general de Coordinación de Políticas Sectoriales sobre la Discapacidad, Jaime Alejandre. La jornada ha congregado a más de cien profesionales vinculados al estudio y la docencia de la lengua de signos española.

El objetivo, tal y como ha señalado Díaz Robledo, es "analizar las necesidades más inmediatas para la comunidad usuaria de la lengua de signos y crear un espacio de trabajo y reflexión en torno a los procesos de normalización necesarios para garantizar la correcta enseñanza, difusión y uso de la lengua". Asimismo, ha celebrado la aprobación por unanimidad de la lengua de signos andaluza.

Por su parte, Alejandre se ha despedido en su último acto como director general de Coordinación de Políticas Sectoriales sobre la Discapacidad, el puesto "más gratificante" que ha ocupado en los últimos treinta años. Ha cerrado su discurso con un proverbio Swahili que dice: "mucho silencio provoca un gran ruido". "Sea el silencio aparente de las personas sordas la gran reclamación de la palabra echa hoy lengua de signos", ha concluido.