La Policía Nacional detiene a un hombre por maltratar y mantener encerrada presuntamente a su esposa embarazada

Actualizado 07/11/2008 16:54:51 CET

MURCIA, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

Agentes del Servicio de Atención a la Mujer (SAM) del Cuerpo Nacional de Policía de Murcia han detenido y puesto a disposición judicial a un individuo como presunto autor de malos tratos en el ámbito familiar, agresión sexual y detención ilegal a su mujer embarazada, según informaron fuentes del citado cuerpo en un comunicado.

El detenido, identificado como H.A., de 35 años y de nacionalidad marroquí, ingresó en prisión decretada por la autoridad judicial, por supuestos maltratos físicos y psíquicos a su esposa embarazada, a la que tenía, al parecer, encerrada en el domicilio y malnutrida, haciéndole objeto de continuas agresiones sexuales en dicho estado y en contra de la voluntad de la victima.

La pareja contrajo matrimonio en su país, y vivían juntos en Murcia desde el pasado mes de junio, cuando ella obtuvo el permiso de residencia por arraigo familiar, al ser su esposo residente legal en España con anterioridad.

Desde el inicio de la convivencia en un piso de alquiler de Murcia, la Policía explicó que era objeto de continuas agresiones y vejaciones por parte de su esposo, golpeándola en cara y cuerpo y dándole patadas, una situación que no cesó ni siquiera cuando ella quedó embarazada, siendo objeto de una paliza en el domicilio al regreso de una visita al ginecólogo, en la que se confirmó el embarazo.

La violencia llegó al grado extremo de impedirle salir del domicilio, cuando él se ausentaba gran parte del día para trabajar, dejándola encerrada en su interior, e incluso cerrando las ventanas de la casa, abriendo solo una de ellas para que entrara luz del día, y dejándola desasistida de alimentos suficientes.

En dicha situación la obligaba a mantener relaciones sexuales bajo la amenaza de agredirla, y en varias ocasiones le pidió que la dejara ir con su familia que residía en España, negándose a ello y manifestándole que la iba a retornar a Marruecos y que antes debía abortar.

En las aisladas oportunidades en que, evitando el control de su esposo, pudo contactar con su familia, en parte residente en España y parte en Europa, les confesó algunos de las situaciones de maltrato y encierro que sufría, por lo que varios familiares se trasladaron a Murcia, personándose en la Jefatura Superior de Policía, informando de la situación de secuestro y maltrato en que se encontraba la víctima.

Una radiopatrulla del 091 de la Policía Nacional, se desplazó de inmediato al domicilio, comprobando que en su interior se encontraba la mujer maltratada, quién, llorando, indicó a los agentes que no podía abrir ya que las llaves se las llevaba su esposo.

Los agentes localizaron al dueño del piso, a quién solicitaron un duplicado de la puerta, liberando a la mujer, presa de un fuerte ataque de ansiedad, y que, igualmente, presentaba un notorio estado de delgadez y palidez, siendo trasladada al Hospital Virgen de la Arrixaca, para su asistencia y reconocimiento médico.

Una vez prestada declaración ante el Servicio de Atención a la Mujer (SAM), de la Policía Nacional, la víctima quedó bajo la atención de los Servicios Sociales para proveer a su asistencia y ayuda conforme a los protocolos legales establecidos en los casos de violencia de género.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies