Poner límites, clave para evitar conductas agresivas en niños y adolescentes

Publicado 20/11/2013 12:37:00CET

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), José Antonio López Rodríguez, considera "fundamental" establecer una serie de normas y límites a niños y adolescentes para que "sepan en cada momento a qué atenerse", prevenir así "conductas agresivas" y "poner freno a una rebeldía descontrolada".

Con motivo hoy, 20 de noviembre, de la celebración del Día Internacional del Niño, esta entidad ha destacado la importancia de mantener una "educación coherente en forma y tiempo" de los menores, ya que la estabilidad del ambiente social y familiar del menor "es esencial a la hora de prevenir los trastornos mentales en los menores".

A este respecto, el doctor López Rodriguez asegura que los entornos de familias desestructuradas y caos social, son el ámbito perfecto para la proliferación de desequilibrios mentales en los niños, que "no poseen las armas mentales suficientes para defenderse o aislarse psicológicamente en un entorno hostil".

"El desarrollo social actual provoca que los padres consientan sobremanera a sus hijos, influenciados por el estrés, el cansancio o el cargo de conciencia a la hora de imponer horarios o normas en relación al poco tiempo que el trabajo o las actividades extraescolares permiten pasar con los más pequeños", explica el doctor.

Sin embargo, según añade, este tipo de actitudes hacen un "flaco favor" al menor, dado que "entre líneas se le está trasmitiendo el mensaje de ser el pequeño rey de la casa". Además, es una conducta que luego extrapolará al resto de la familia, al colegio o al grupo de amigos, donde "la competencia con otros pequeños reyes provocará una gran frustración que puede derivar en un trastorno de la conducta o de la alimentación".

A este último aspecto, asegura el doctor López Rodriguez, no ayuda el tratar la comida como un premio o una recompensa. "La instrumentalización de la comida contribuye a favorecer los trastornos alimenticios", asegura, ya que se puede "desvirtuar por completo" su función nutricional y energética, y convertirla en una herramienta con la que hijos y padres juegan a su antojo.

NO PRECIPITARSE EN EL DIAGNÓSTICO DE TRASTORNOS MENTALES

Por otro lado, el vicepresidente de la ASEPP asegura que actualmente no está aumentando la prevalencia de trastornos mentales en niños, sino que hay una mayor sensibilizaciñón que deriva en una "mejor identificación de los mismos".

En esta misma línea, explica el doctor López Rodriguez, "no es conveniente incurrir tampoco en un diagnostico precipitado y por tanto muy probamente erróneo, no todos los niños moviditos tienen trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), ni todos los niños tristes están deprimidos".

"El ritmo actual hace que precipitemos la madurez de nuestros menores, no dándoles tiempo a crecer al ritmo debido", indica el experto, que aboga por baremar a los hijos "con el mismo nivel" cuando uno era pequeño.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies