El presidente de los Religiosos Españoles dice que "no es evangélico condicionar a la persona por su orientación sexual"

Actualizado 27/01/2006 15:55:15 CET

Echa de menos "un rostro femenino de la Iglesia española"

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Alejandro Fernández Barrajón, no comparte la decisión del Vaticano de negar el acceso de los homosexuales al sacerdocio, cree que la Iglesia debería abordar este tema "con más humanidad" y asegura que "no es evangélico condicionar a la persona por su orientación sexual".

"Yo creo que este es un tema que la Iglesia tiene que abordar con más humanidad, con más misericordia. Lo fundamental no es la orientación sexual de las personas, sino la madurez sexual y afectiva con la que tienen que asumir las distintas vocaciones en la sociedad y en la Iglesia", asegura.

"En esa madurez es donde hay que insistir mucho a la hora de seleccionar a los candidatos al sacerdocio o a la Vida religiosa. No es evangélico condicionar a las personas por su orientación sexual. Jesús no lo haría", añade en entrevista a '21rs, la revista cristiana de hoy', recogida por Europa Press.

Tampoco está de acuerdo el mercedario, elegido recientemente a sus 45 años presidente de la organización que agrupa a 65.000 monjas y frailes españoles, con que los obispos participen en las manifestaciones callejeras, tal y como lo hicieron el pasado 18 de junio, en contra de la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, o en la del pasado 12 de noviembre en contra de la Ley Orgánica de Educación (LOE): "No es bueno que la Iglesia apoye manifestaciones contra alguien".

A su juicio, "lo que debe hacer es buscar puntos de encuentro", ya que la Iglesia "debe ser de todos y para todos" y no puede "ponerse al frente de nadie".

"SALIR DE SUS CASTILLOS DE INVIERNO".

Por otra parte, el presidente de la CONFER pide una Iglesia que sintonice "más y mejor con la sociedad actual". A su entender, tiene que "salir de sus castillos de invierno".

"En este momento percibo más apertura y adaptación a la sociedad en la Vida Religiosa que en la jerarquía de la Iglesia". Entre otras cosas, porque "está reduciendo mucho la propuesta evangélica a lo puramente moral".

Ante esta situación eclesial, Barrajón pide que se renueven "muchas cosas que nos separan de la sociedad: nuestro lenguaje, estilos o presencias". Y señala dos puntos concretos. "Todavía no nos hemos estrenado en lo que significa el papel de la mujer en la Iglesia o el protagonismo de los laicos en las instancias de decisión". Por eso, asegura que echa de menos "un rostro femenino de la Iglesia española".

Una Iglesia que, en contra de lo que dicen los sectores más conservadores, no ve "perseguida" y, aunque lo estuviera, nunca debería utilizar "lenguajes condenatorios o de sospecha".

Finalmente, en cuanto a la inmigración, considera que es "la salvación de nuestro Estado del bienestar" y, por eso, pide "generosidad en su acogida". "Nosotros también hemos sido emigrantes en momentos duros y difíciles de nuestra historia", añade a renglón seguido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies