Presidente de Rioja señala que la actitud del Gobierno con la visita del Papa ha rayado "la incultura y mala educación"

 

Presidente de Rioja señala que la actitud del Gobierno con la visita del Papa ha rayado "la incultura y mala educación"

Actualizado 10/07/2006 14:41:31 CET

ALBELDA (LA RIOJA), 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, señaló que en la visita del Papa Benedicto XVI para asistir a los actos del Encuentro de la Familia, en Valencia, se han producido hechos que "el Gobierno no ha medido suficientemente", y que han rayado "la incultura o la mala educación".

Como ejemplo, puso el hecho de "confundir un rosario con un collar, no deja de ser curioso", ya que el Papa entregó a la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega un rosario, y "alguien lo identificó con un collar de perlas al que le colgaba un crucifijo", que "no deja de ser una muestra de incultura, si no de mala educación".

El jefe del Ejecutivo regional realizó estas manifestaciones preguntado por los periodistas acerca de los actos de este fin de semana en Valencia, tras la entrega a Embutidos Palacios de la certificación de seguridad alimentaria BRC e IFS, que se desarrolló esta mañana.

Indicó que "por encima de creencias religiosas", la presencia del Gobierno "ha estado muy pobre" al "no asistir" a los actos del primer día, la misa del segundo día, y a la despedida de un Jefe de Estado, del Vaticano, con "una proyección universal".

Sanz señaló que "no entiende" que "haya distintos momentos en que una persona vaya a misa, y que a éste no haya querido asistir". Añadió que le parece "incorrecto" y "no propio" a la atención a un presidente de un Estado.

Por otra parte indicó que desde el terreno "de lo personal y familiar", calificó de "gran experiencia" su participación en Valencia al Encuentro de las Familias, que contó con la presencia del Papa Benedicto XVI, y del que destacó la presencia de jóvenes.

Sanz también afirmó que "es un convencido de lo que la familia representa para el futuro de los pueblos y ciudadanos". Añadió que "por encima de las creencias religiosas, hay que tener claro el valor de la familia" y lo que ésta "genera de actitudes, de comportamientos, garantiza los valores de la convivencia y del desarrollo futuro de los pueblos y ciudadanos".

Manifestó que "es esencial que sigamos apostando por ese núcleo, esa célula de ese tejido social, que es la familia", porque nos dará una "garantía en el desarrollo y convivencia de los ciudadanos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies