El PSOE denuncia que el Gobierno quiere privatizar las costas y "burlar el espíritu la Constitución"

Actualizado 13/07/2012 19:57:15 CET

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Ordenación del Territorio y Sostenibilidad del PSOE, Hugo Morán, ha denunciado este viernes que con la reforma de la Ley de Costas el Gobierno quiere "privatizar las costas españolas y con ello burlarse del espíritu que la Constitución contiene de limitar la especulación urbanística del dominio público marítimo-terrestre".

Así, Morán ha insistido en que la Constitución preserva estas limitaciones a la especulación que se había evidenciado de los años 60 y 70, y que con los cambios previstos, se encamina a la sociedad a "velocidad de vértigo" hacia una privatización de un bien público de "enorme valor estratégico para el país". "Esa autoimposición del Estado se vio reflejada en la Ley de Costas que ahora pretende reformar el Gobierno", ha añadido.

Para el responsable socialista, la reforma de la Ley que ahora plantea el Gobierno es "un auténtico monumento a la desprotección de los intereses públicos al servicio del enriquecimiento privado". Además, Morán considera que esta reforma trata de cambiar el objetivo de origen de la Ley de Costas de "dotar de una herramienta de transparencia para identificar con claridad el bien que había de proteger, como es el deslinde del dominio público marítimo-terrestre".

"Será un auténtico mecanismo de privilegio avalado por la Administración, que desembocará sin duda en un océano de litigiosidad", ha señalado.

En esta línea, el dirigente socialista indica que "habría que tener en cuenta los estudios que hay en materia de Cambio Climático desarrollando mecanismos de control de la actividad económica, fundamentalmente la inmobiliaria, a raiz del aprendizaje respecto a los efectos de la burbuja del ladrillo en la actual crisis económica".

Finalmente Hugo Morán ha calificado de "burda maniobra" cambiar una Ley de Costas por una Ley del Suelo Litoral, aplicando el principio de huella ecológica a la conservación de un patrimonio natural tan sensible como es el frente costero, "frente al cual el Estado tiene la obligación de protegerlo representando los intereses de las generaciones que habrán de venir".