¿De qué se quejan los españoles a la Defensora del Pueblo?

Evolución de quejas recibidas por la Defensora del Pueblo
EUROPA PRESS
Actualizado 06/03/2017 11:13:22 CET

MADRID, 5 Mar. (EDIZIONES) -

Los españoles han ido reduciendo el volumen de quejas que envían a la Defensora del Pueblo en los últimos años, desde las 34.674 quejas que el organismo recibió en 2010 a los 16.485 escritos de queja en 2016, y también han cambiado los asuntos sobre los que se quejan.

Si en 2013 las quejas relacionadas con la actividad económica constituían el mayor número de escritos que llegaban a la oficina del Defensor, en 2016 este volumen se ha reducido hasta ocupar el noveno puesto en el ránking.

Las quejas relacionadas con el pago de impuestos a la Administración pública también han descendido: de ocupar el tercer puesto en 2013 hasta el sexto puesto. Frente a este descenso, en los últimos años se ha visto un aumento de las reclamaciones relacionadas con la inmigración.

"Continúa el incremento en el número de quejas interpuestas por ciudadanos españoles sobre situaciones que afectan a personas extranjeras con las que mantienen vínculos familiares", señala la Defensora en su informe.

Por ello, advierte de que "cada vez más la política de inmigración y, más allá de ella, la gestión de la extranjería es una cuestión que afecta tanto a los no nacionales como a los españoles y, muy especialmente, a los millones de conciudadanos que por razón de sus vínculos afectivos, familiares, profesionales, laborales o comerciales se ven concernidos por procedimientos y actuaciones administrativas como las que diariamente supervisa el Defensor del Pueblo".

De hecho, este tipo de temas son el segundo motivo de queja a la Defensora en 2016, sólo superado por las reclamaciones relacionadas con la Justicia, que ha mantenido inalterable durante los últimos años su estatus como uno de los principales motivos de queja de los españoles.

Concretamente, los españoles se quejan de la Justicia porque discrepan de una resolución judicial, por retrasos en la administración de la justicia o por el funcionamiento del turno de oficio de la abogacía, entre otros motivos.

Como problemas detectados a través de las quejas recibidas en materia de Justicia, la Defensora señala los retrasos en procesos de familia, muchas veces vinculados al "colapso de los equipos psicosociales o los puntos de encuentro familiar" o "las carencias de personal y medios materiales de muchos juzgados".

Entre las principales quejas de los españoles están también las reclamaciones relacionadas con el empleo, tanto en el sector público como en el privado. En el primer caso, las quejas de los españoles van en la dirección de incumplimientos de los plazos de la convocatoria, limitaciones de acceso a plazas públicas o falta de transparencia e igualdad en los procesos de selección.

En cuanto a las reclamaciones presentadas en relación al empleo en general y la Seguridad Social, más del 75 por ciento están vinculadas con las prestaciones. Las cuestiones relativas a cotización y recaudación y la seguridad social internacional superan respectivamente el diez y el cinco por ciento de las actuaciones.

Otro área que suele generar quejas por parte de los españoles es la política social, aunque el volumen de reclamaciones se ha reducido respecto a años anteriores, pasando de ocupar el octavo puesto en 2013 al undécimo en 2016.

En este área, las situaciones de necesidad y exclusión social continúan siendo los motivos de queja más numerosos respecto al informe del año anterior. Se ha reducido la recepción de quejas en materia de protección a la dependencia, cuyo porcentaje supone el 18,55 % de las actuaciones encuadradas en este capítulo, y ha ascendido ligeramente, hasta casi el 21 por ciento, las referidas a menores y familia, muy especialmente de la mano de las quejas que aluden a las familias numerosas.

¿DÓNDE VIVEN LOS ESPAÑOLES QUE SE QUEJAN MÁS?

Atendiendo al número de expedientes de quejas recibidos por la Defensora del Pueblo, los españoles que viven en la Comunidad de Madrid son los que más se quejan, con unas 80 quejas por cada 100.000 habitantes, seguido de los habitantes de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Murcia y Cantabria.

Mientras, País Vasco, Cataluña, Galicia, la Comunidad Foral de Navarra y las Islas Baleares son las comunidades que registran un volumen menor de quejas a esta institución.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies