Rajoy encarga la comunicación del Gobierno a Méndez de Vigo, que tendrá que lidiar también con el pacto educativo

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Rajoy encarga la comunicación del Gobierno a Méndez de Vigo, que tendrá que lidiar también con el pacto educativo

Rueda de prensa de Iñigo Méndez de Vigo tras el Consejo de Ministros
EUROPA PRESS
Actualizado 03/11/2016 19:35:38 CET

En Cultura, tendrá que afrontar el IVA cultural y el debate sobre los toros, y en Deportes, las elecciones a la Federación de Fútbol

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mantenido su confianza en Iñigo Méndez de Vigo, que repetirá como titular de la cartera de Educación, Cultura y Deporte. Pero además deja en sus manos la comunicación del nuevo Ejecutivo, ya que ha sido nombrado también portavoz del Gobierno, en sustitución de Soraya Saenz de Santamaría.

Méndez de Vigo, gran conocedor de la Unión Europea, ya que fue europarlamentario durante varias legislaturas, la pasada legislatura fue secretario de Estado de Asuntos Exteriores con el ex-ministro José Manuel García Margallo, hasta ser nombrado ministro. Es conocido por su talante conciliador, lo que ha favorecido que se rebaje la tensión en la comunidad educativa.

Prescisamente, su reelección al frente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte responde a la intención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de dar continuidad al proceso de diálogo abierto para alcanzar el Pacto de Estado por la Educación, uno de los objetivos de la nueva Legislatura.

Nacido en 1956 en Tetuán (Marruecos), Méndez de Vigo es licenciado en Derecho y Letrado de las Cortes Generales. Antes de ser nombrado ministro de Educación en junio de 2015, en sustitución de José Ignacio Wert, ocupaba la Secretaría de Estado para la Unión Europea, donde llegó de la mano de su amigo y titular de la cartera de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García Margallo, con quien había coincidido en Bruselas durante la etapa de ambos como eurodiputados, un periodo que en el caso de Méndez de Vigo se prolongó durante 17 años.

Ingresó en el Partido Popular en el Congreso de la refundación celebrado el 21 de enero de 1989. De forma paralela a su carrera política ha desarrollado una intensa actividad profesional y docente.

Llegó al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en un momento de crispación en la comunidad educativa, que rechaza de plano la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), aprobada por su antecesor.

Con actitud dialogante y el propósito de alcanzar el pacto educativo, Méndez de Vigo rebajó la tensión. Aplazó la aprobación de las 'reválidas' de ESO y Bachillerato ante la petición unánime de las comunidades autónomas, incluidas las del PP; restableció parte de las ayudas a la compra de libros de texto, eliminadas por el Gobierno dos años antes; y revertió alguna de las medidas del 'decreto de recortes' relativas al número de alumnos por aula o la sustitución de profesores.

Sin embargo, la desigual aplicación de la LOMCE por parte de las comunidades autónomas, la mayoría de distinto signo político al del Gobierno tras las elecciones autonómicas de marzo de 2015, le ha generado más de un problema a Méndez de Vigo, y acabó enviando este verano requerimientos a buena parte de ellas por la forma en que pusieron en marcha la evaluación externa de 6º de Primaria.

Otro de los asuntos que ha tenido que resolver en materia universitaria es el rechazo casi unánime de los rectores al 'decreto 3+2'. Tras las moratorias acordadas por los dirigentes universitarios para no aplicar el pasado curso y éste la norma de Wert, el ministro consensuó con la CRUE unos criterios comunes para la implantación de los nuevos grados además de un listado de titulaciones intocables.

REVÁLIDAS Y PACTO

Pero el escollo principal que hereda de su anterior etapa es como resolver el asunto de las reválidas, gracias a las cuales ya ha podido experimentar la primera huelga educativa del curso celebrada el pasado 26 de octubre. El ministro apostó por aprobar el decreto que regula las pruebas finales de ESO y Bachillerato alegando que le obligaba la ley, pero se ha mostrado dialogante a la hora de aplicarlas.

Pese a que Rajoy ha anunciado que suspenderá los efectos académicos de la ley, algo previsto en la propia norma para el presente curso, los estudiantes ya le han anunciado al ministro que vivirá otra huelga el 24 de noviembre si no se derogan las pruebas.

En todo caso, el Ejecutivo tiene que aprobar ahora de manera inmediata un decreto que modifique el calendario de aplicación de la LOMCE para suspender los efectos académicos de las evaluaciones hasta que se alcance un pacto nacional por la educación.

Junto con ello, otra de las cuestiones que tendrá que regular por el trámite de urgencia es la orden ministerial que establece las características de estas evaluaciones, que en el caso de Bachillerato es especialmente necesaria porque es la que va a sustituir este curso a la antigua PAU (Selectividad). Los alumnos de 2º de Bachillerato todavía no saben en qué van a consistir exactamente estas pruebas para acceder a la Universidad, dos meses después del arranque del curso académico.

Otros de los objetivos de la Legislatura en materia educativa tiene que ver con la reducción de la tasa de abandono escolar temprano, el Estatuto Docente, las tasas universitarias, el sistema de gobernanza de las universidades o la mejora de la convivencia escolar.

IVA CULTURAL Y TOROS

Por otro lado, en materia de Cultura, Méndez de Vigo se enfrenta a las reivindicaciones para bajar el IVA cultural, la creación del estatuto del artista o el debate en torno a la tauromaquia. Además, podría tener que hacer frente a una reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, que entró en vigor en enero de 2015 y cuyo articulado establece el inicio de los trabajos preparatorios para otra reforma integral más allá de la piratería, el control de las entidades de gestión y la copia privada.

En el terreno del cine, el próximo Gobierno tendrá que asumir el cambio definitivo del modelo de ayudas a la financiación de la cinematografía, puesto que desde este año y solo hasta 2018 convivirán el sistema antiguo de ayudas a la amortización, por las que se obtienen las ayudas dos años después del estreno, y el sistema de ayudas a priori aprobado a finales del pasado año.

La compatibilización de la pensión y los derechos de autor para los escritores es otro de los puntos 'calientes' en el sector, aunque esta decisión dependerá finalmente del Ministerio de Hacienda.

En cuanto a la cartera de Deportes, el principal reto que tendrá que afrontar el nuevo ministro será el de solucionar el conflicto relativo a las elecciones a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Hasta el momento, el reglamento electoral de la RFEF no ha sido aceptado por la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes y ni siquiera aún hay fecha para los comicios al organismo que preside Ángel María Villar.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies