El Refugio rescata en Segovia a dos perros degollados y a una perra malherida en Avila

Actualizado 05/11/2006 15:45:16 CET

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

Voluntarios de El Refugio rescataron a dos perros degollados y una perra malherida, con un hachazo en el lomo que le dejó la parte posterior del lomo abierta, todos sin identificar con microchip. Según informó hoy esta asociación, los animales fueron trasladados a una clínica veterinaria de Madrid donde actualmente se recuperan de sus lesiones.

Uno de los perros degollados, un cruce de Pastor Alemán, macho, de nueve meses de edad, llevaba desde septiembre escondiéndose debajo de los coches de la plaza de Cerezo de Arriba (Segovia). Hace dos meses, una vecina de la localidad le quitó una cadena con un palo que llevaba colgando del cuello, pero su error, según ella, fue no fijarse que dentro del cuello llevaba incrustada una cuerda fina de naylon negro.

Desde entonces, el animal no se dejó coger por nadie, hasta que esta mujer avisó a El Refugio. Voluntarios de la asociación acudieron a rescatarlo y tras sedarlo con un dardo anestésico, consiguieron rescatar a Viento, con todo el cuello degollado.

El otro perro con heridas en el cuello fue encontrado por una pareja que paseaba por El Espinar (Segovia). Según explicaron ambos, el animal se les acerco de forma muy cariñosa y descubrieron que tenía todo el cuello degollado. Así, la llevaron a su casa, le dieron comida y agua e inmediatamente llamaron a El Refugio, que a la mañana siguiente recogió a Niebla, una perrita hembra, mestiza, de color marrón y tamaño medio, de unos siete meses de edad, que ingresó posteriormente en una clínica veterinaria en Madrid.

Por último, la perra que presentaba una herida en el lomo fue encontrada por unas vecinas de Mesegar de Corneja (Avila) que la alimentaban desde hacía meses. Cuando descubrieron que el animal tenía un gran corte en la parte posterior del lomo, presumiblemente de un hachazo, una socia de El Refugio se puso en contacto con la organización para que rescatara al animal. Los voluntarios de El Refugio tuvieron que dormirla antes de poder coger a Ventisca, una hembra de menos de un año de edad, de color marrón, mestiza, muy desconfiada.

SE BUSCA FAMILIA ADOPTIVA

El presidente de El Refugio, Nacho Panuero, explicó: "Ahora pondremos todos los medios a nuestro alcance para sacar a delante a Viento, Niebla y Ventisca y cuando estén totalmente recuperados les buscaremos una familia que los quiera adoptar".

La veterinaria de la asociación, María Pérez, indicó que "Ventisca, presenta una herida contusa en la base de la cola que podría haber sido causada con un objeto cortante tipo hacha o similar. Viento, desprendía un olor pútrido procedente de una herida en el cuello causada por una cuerda que se encontraba incrustada en la musculatura. La herida producida por dicha cuerda era supurante y de aproximadamente 2 centímetros de espesor. Viento se encuentra actualmente bajo observación, en espera de una pronta recuperación. Niebla, a diferencia con Viento, no llevaba la cuerda incrustada en el cuello aunque el aspecto de la herida daba a entender que se trataba de una lesión ya antigua."

La responsable del Departamento jurídico de El Refugio, Milagros Lorente, declaró que "los hechos pueden ser constitutivos de un delito de maltrato grave de animales domésticos del art. 337 y una falta de abandono del art. 631 del Código Penal, por lo que serán denunciados de forma inmediata ante el Juzgado competente por El Refugio, quien se personará en el procedimiento que se incoe en concepto de acusación particular, a los efectos de depurar responsabilidades penales contra los autores del maltrato y abandono denunciado, quienes podrían ser condenados, entre otras, a la pena de prisión de 3 meses a un año".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies