Los religiosos dicen que su misión no es "vivir para sus votos" sino "acompañar al hombre en sufrimientos y conquistas"

Actualizado 02/02/2006 14:09:42 CET

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Alejandro Fernández Barrajón, afirmó hoy, con motivo de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada que "ya ha pasado el tiempo" para que los religiosos vivan para sus votos y subrayó que son "consagrados" para "compartir los sufrimientos y conquistas" de los hombres.

"Ya ha pasado el tiempo de ser para nosotros, de vivir para nuestros votos. Somos consagrados para consagrar el mundo, para caminar con los hombres y mujeres de hoy a su lado compartiendo sus sufrimientos y conquistas, para ser denuncia y profecía en la sociedad", aseguró Barrajón en una homilía durante la celebración de la Eucaristía con quienes trabajan en la sede central de la CONFER.

El presidente de la institución comentó, según un comunicado de la CONFER remitido a Europa Press a través de su agencia Ivicon, que celebrar este día es festejar "que tenemos sed de Dios, que hemos sido impactados por Él y nada ha conseguido arrebatarnos esa sed y esa búsqueda apasionada de su presencia".

Asimismo, explicó que el lema elegido para este día, 'Buscando sólo, y sobre todo, a Dios', "no es un lema evasivo para olvidarnos de los otros", sino que se trata "de un lema inclusivo" ya que, según apuntó, "encontrar a Dios es descubrir al Cristo encarnado, sufriendo por amor hasta la entrega en la cruz".

"Esta mirada a Dios hace que los religiosos y religiosas se conviertan en testigos para celebrar y compartir nuestra fe con gozo", señaló Fernández Barrajón, quien también se refirió al "rico" patrimonio que poseen los consagrados" en las personas de los fundadores y fundadoras.

"Se han dado por entero porque se han sentido bendecidos por completo. Se han hecho cercanos a los pobres porque ellos se han visto en el espejo de Dios absolutamente pobres; se han hecho castos porque no podían excluir a nadie de su amor; se han hecho obedientes porque han descubierto que su vida ha sido un don para darla", añadió.