Retiran las enmiendas de totalidad a la ley de nacionalidad de sefardíes para negociar su extensión a los saharahuis

 

Retiran las enmiendas de totalidad a la ley de nacionalidad de sefardíes para negociar su extensión a los saharahuis

Fachada De La Puerta De Los Leones
EUROPA PRESS
Actualizado 05/12/2014 20:06:05 CET

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

Izquierda Plural y ERC han decidido retirar su enmienda a la totalidad al proyecto de ley de concesión de nacionalidad a los sefardíes, después de que el Grupo Popular en el Congreso se haya comprometido a estudiar su extensión a los saharuis. Así lo ha avanzado en el pleno de la Cámara Baja el portavoz en la materia, Gabriel Elorriaga, durante el debate de totalidad al proyecto de ley para conceder la nacionalidad a los sefardíes.

Tras el anuncio, los portavoz Izquierda Plural (IU-ICV), Gaspar Llamazares, y ERC, Joan Tardà, que defendían las enmiendas de totalidad para devolver el texto al Gobierno, han decidido retirarlas en "aras del diálogo". Elorriaga, ha manifestado la intención de su grupo parlamentario de estudiar este caso si ambos grupos parlamentarios presentan vía enmienda estas demandas.

En concreto, Izquierda Plural y ERC solicitaban al Ejecutivo, en sendas enmiendas de totalidad, que se aprovechase la oportunidad y que esta ley por la que se concede la nacionalidad española a los sefardíes también se extienda a saharauis, ante su actual limbo jurídico que por ejemplo les impide trabajar en territorio español, así como a los nietos de españoles y moriscos, que fueron expulsados de España en 1610 y actualmente viven en Marruecos y Argelia.

Es más, ERC planteaba un texto alternativo en el que proponía la supresión de la tasa de 75 euros que se pone en marcha con este proyecto de ley no sólo para los procesos de adquisición de la nacionalidad de los sefardíes, sino para todos los procesos de nacionalidad.

Se trata de un aspecto por el que le ha preguntado durante el debate también Gaspar Llamazares, de la Izquierda Plural, o han criticado otros portavoces parlamentarios, como Rosa Díez, de UPyD, que lo ha tachazo de "privatización".

LAS ENMIENDAS, AUNQUE "CONSTRUCTIVAS", "SE DESVÍAN"

El proyecto de ley fue aprobado en Consejo de Ministros en junio y ha sido presentado este jueves por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien ha apreciado las propuestas de ambos partidos pero cree que "desvían" el sentido del proyecto de ley, a pesar de su "actitud constructiva".

"Ni en esta enmienda ni en la de IU se discute lo previsto por el Gobierno. Se añaden otras cuestiones. Nadie ha pretendido con esta iniciativa buscar un agravio y tampoco llevar a cabo una regulación completa del derecho de nacionalidad, aquí se culmina un largo proceso de reencuentro con el pasado", ha remarcado.

Hasta ahora, según ha precisado, los sefardíes podían adquirir la nacionalidad por residir en España en un plazo de dos años frente a los diez de la regla general, así como por carta de naturaleza. En concreto, ha cifrado en 107 los casos por residencia, y 746 por carta de naturaleza.

Así, la condición de sefardí y la vinculación con España serán estimadas por un notario que remitirá su conclusión a la dirección general de los registros y del notariado que será quien decida "de forma motivada" si se concede o deniega la solicitud.

Entre las pruebas, se admitirá la presentación de un certificado expedido por la secretaría general de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), por el presidente o cargo análogo de la comunidad judía donde resida el solicitante, o por la autoridad rabínica competente; el idioma familiar; la partida de nacimiento o el certificado matrimonial que conste según las tradiciones.

El proyecto de ley admite además la inclusión de la ascendencia en la lista de familias sefardíes protegidas por España al que hace referencia el decreto ley de 29 de diciembre de 1948 o de los que obtuvieron la nacionalidad con el decreto de 20 diciembre de 1924 y el parentesco de consanguinidad del solicitante.

PLATAFORMA ELECTRÓNICA Y NUEVA TASA

La solicitud deberá hacerse en castellano en la plataforma electrónica que se habilitará para ello y los interesados tendrán que abonar una tasa de 75 euros. Los interesados deberán formalizar su solicitud en un plazo no superior a tres años desde la entrada en vigor de la ley.

Esta norma fue propuesta de forma conjunta por los Ministerios de Justicia y Asuntos Exteriores. Fue aprobada en Consejo de Ministros el pasado 6 de junio. A partir del rechazo de las enmiendas de totalidad, se abre el plazo para que los grupos parlamentarios presenten sus enmiendas parciales a la norma.

"UNA REPARACIÓN HISTÓRICA"

Todos los grupos parlamentarios han coincidido durante el debate que este proyecto de ley representa una "reparación histórica" para la comunidad sefardí.

Desde el PP, Gabriel Elorriaga, que ha saludado al presidente de las comunidades judías de España, ha ensalzado el "enorme trabajo realizado" en este proyecto de ley del entonces ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, "sin cuyo firme compromiso este proyecto no habría visto la luz". Durante el debate, ha rechazado las enmiendas de Izquierda Plural y ERC porque considera que éstas deberían enmarcarse en otras iniciativas parlamentarias independientes.

"Han sido durante más de cinco siglos auténticos embarajadores de España en todas partes del mundo. Se viene a reconocer esa realidad histórica. Sólo se entiende este proyecto como colofón de un reencuentro entre españoles", ha valorado.

Carmela Silva, del PSOE, ha rechazado las enmiendas de la Izquierda Plural y ERC porque cree que el texto supone una "reparación histórica" este proyecto de ley, si bien cuestiona al Gobierno por no haber sido ambicioso en la misma. La diputada gallega ha lamentado también que no se haya aprovechado esta ley para facilitar el acceso a la nacionalidad española a los saharauis.

A juicio de Rosa Díez se trata de una "reparación histórica", así como "moral" de un daño antisemita vigente, el hecho de reconocer a los sefardíes el derecho a tener una patria.

Jordi Jané, de CiU, ha destacado que hay puntos con los que no concuerda, como los requisitos para adquirir la nacionalidad de conocer la lengua española a través de unas pruebas. "No es eso, vamos a reparar a los descendientes de los que fueron expulsados y el requisito debe ser que son descendientes", ha remachado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies