Un sacerdote nigeriano que llegó a España en patera da voz a la campaña de AIN para levantar la Iglesia de su país

Campaña de Navidad de Ayuda a la Iglesia Necesitada
EUROPA PRESS
Publicado 17/12/2013 15:08:24CET

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El sacerdote nigeriano Kenneth Iloabuchi, que llegó a España tras permanecer encarcelado en Marruecos, después de más de tres semanas en el desierto sin apenas comida ni agua y tras cruzar el Estrecho en patera, da voz este año a la campaña de Navidad de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), con la que pretenden ayudar a reconstruir los templos destruidos en Nigeria a causa de los atentados perpetrados por el grupo terrorista Boko Haram.

Iloabuchi decidió salir de su país para estudiar Derecho en Inglaterra, pero debido a la dificultad para obtener el visado, les recomendaron a él y a un amigo intentar llegar a Marruecos y desde allí, a España. Sin embargo, cuando trataron de cruzar a España la Guardia de Marruecos les detuvo y encarceló durante dos semanas y, tras romper sus pasaportes, les deportó al desierto en la frontera con Argelia, un lugar "muy peligroso".

El joven y sus compañeros de viaje caminaron durante más de tres semanas por el desierto, día tras día, pidiendo ayuda a quienes encontraban por el camino. "Tras cuatro días sin agua veías a un compañero caer al suelo y yo lo he visto, se cayó y se murió y no hay fuerzas para levantarle ni para llorar", recuerda.

Pero Iloabuchi logró llegar a Marruecos, donde se encontró con mafias y donde esperó dos años para recibir ayuda de su familia desde Nigeria, dinero para poder entrar en España. Y tenía dos opciones: saltar las vallas de Ceuta o Melilla, algo que, según precisa era "muy difícil", o cruzar por mar, una opción a la que tenía "mucho miedo" pues en su pueblo no hay ríos ni piscinas y no sabía nadar.

"VINO UNA OLA Y SE HUNDIERON TODOS"

"Nos dijeron que en cuatro horas estaríamos en España, pero nos engañaron. No veíamos nada más que agua. Partimos 132 personas en pateras, en la mía íbamos 98 personas. Y tras más de cuatro horas en el mar, estando en el Atlántico, otro grupo empezó a llorar porque se les apagó el motor. Estuvimos intentando animarles durante cinco minutos y, de repente, vino una ola y se hundieron todos", relata.

Sus compañeros de viaje y él se pusieron a llorar y se confesaban entre ellos. En ese momento, el ahora sacerdote, le dijo a Dios que si le salvaba, le entregaría su vida. Y a primera hora de la mañana, fueron rescatados por la Guardia Civil.

Sin embargo, eran inmigrantes ilegales y, por tanto, al llegar a Algeciras, fueron "encarcelados" durante una semana y juzgados. Según cuenta Iloabuchi, fue gracias a la Iglesia que consiguió regularizar su situación. "La Iglesia --recuerda-- ha salido para decirnos: 'Sois personas, no animales".

Más adelante, tras conseguir un trabajo, una casa y cuando ya estaba estable y con novia, le vino a la mente aquella promesa que le hizo a Dios en la patera y después de dos años de cursos de discernimiento en un seminario y con el apoyo del sacerdote Jesús Abenza, de la Parroquia de San Andrés de Murcia, decidió dejarlo todo para entrar al seminario. El pasado 27 de septiembre fue ordenado sacerdote.

NIGERIA, DE LOS PAÍSES "MÁS LETALES" PARA LOS CRISTIANOS

Este testimonio se enmarca en la campaña de Navidad de AIN que este año ha elegido Nigeria por ser "uno de los países más letales para el cristianismo" a pesar de que el 45% de la población es cristiana --mismo porcentaje que el de musulmanes--, según ha explicado el director de AIN en España, Javier Menéndez Ros.

Y es que, según ha señalado Menéndez Ros, el grupo terrorista Boko Haram, rama de Al-Qaeda que proclama que "la educación occidental es pecado", tiene declarada la guerra al Gobierno de la nación, dirigido por el cristiano protestante Jonathan Goodluck, al Ejército, a las sucursales bancarias, a las escuelas, las universidades y a los cristianos en sus templos. Así, con las elecciones de 2011, hubo un brote de violencia radical que se saldó con 800 asesinatos y más de 430 ataques a iglesias cristianas.

Ante esta situación, AIN llevará a cabo proyectos de reconstrucción, de ayuda a sacerdotes y seminaristas y de catequización. Entre estos, destaca la reconstrucción de la capilla del Colegio Público en Zaria --para lo que necesita 30.000 euros--, la construcción de un nuevo tejado para la parroquia de los Santos Ángeles en Sheria --15.000 euros--, la formación de jóvenes del Seminario Mayor de Jos --20.000 euros-- o la dotación de motocicletas para catequistas y sacerdotes --5.000 euros--.

Para ello, la fundación pontificia pide la colaboración de los españoles que pueden colaborar comprando un 'ladrillo' simbólico por cinco euros para levantar la Iglesia de Nigeria.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies