Un sello certificará a nivel europeo que las políticas de compras de las empresas sean sostenibles y de calidad

Actualizado 13/10/2008 16:19:35 CET

MADRID, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las empresas europeas podrán optar a un sello para certificar la calidad de la gestión de sus departamentos de compras así como el respeto a cuestiones éticas, medioambientales o de sostenibilidad, tras la entrada en vigor de la Normativa de Compras Europea, el primer documento de este tipo de ámbito supranacional.

La normativa, de aplicación voluntaria, se basa en las mejores prácticas empresariales y pretende establecer un estándar de calidad que aporte valor a aquellas empresas que lo cumplan, según informó hoy la Asociación Española de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamiento (AERCE), impulsora del proyecto.

El documento recoge un esquema de certificación mediante el cual las organizaciones podrán evaluar los procesos de gestión de compras frente a los criterios acordados y obtener un certificado a través de un organismo competente e imparcial, que tendrá que demostrar que interactúa, regularmente y de forma continuada, con profesionales y académicos de las compras.

Además, a fin de mantener la uniformidad en el desarrollo del proceso de certificación, se creará un conjunto de reglas comunes a la Unión Europea. De esta manera, todas las organizaciones encargadas de sellar la certificación seguirán las mismas pautas, "ya sea en España o en Dinamarca, ya se trate de una pequeña empresa o de un gran consorcio".

En el documento, se plantean los aspectos de responsabilidad social como "parte fundamental de la estrategia de negocio de una compañía", y más en concreto, de su departamento de compras, encargado de gestionar tres cuartas partes del gasto total de la empresa, según datos facilitados por AERCE.

Otros aspectos contemplados en el decálogo de las buenas prácticas: disponer de un plan que reconozca y promueva la gestión del personal con talento; sometimiento a auditorías de mejora continua; identificar claramente las necesidades de compra de la empresa; y fijar un número de objetivos clave globales que se consideren fundamentales para el rendimiento y para el éxito empresarial.

Asimismo, entre los criterios para evaluar la política de compras, figuran el fomento de las relaciones con los proveedores para mejorar la efectividad y eficacia de los procesos; el que los procesos de pago correspondan con la política de la compañía, el acuerdo contractual y la legislación vigente; y la eliminación de desechos --productos, residuos o equipos obsoletas-- de manera eficaz, independientemente de quién gestione este proceso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies