Los partidos aragoneses rechazan la construcción de una tubería para llevar el trasvase del Segre por la AP-7

Actualizado 09/04/2008 20:48:04 CET

ZARAGOZA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los partidos políticos aragoneses rechazaron hoy la construcción de una tubería para realizar el trasvase del río Segre, afluente del Ebro, al Llobregat por la mediana de la autopista AP-7 en Catalunya, proyecto que avanzó hoy el diario 'El País'.

En declaraciones a los medios de comunicación, el portavoz socialista en las Cortes de Aragón, Jesús Miguel Franco, dijo que "hay un problema no sólo en Catalunya, sino en muchos sitios de España", en alusión a que "hay mucha España seca dentro de lo que ellos (los trasvasistas) llaman la España húmeda", como es el caso de Aragón.

Los socialistas aragoneses "no estamos a favor de ningún trasvase" y, de hecho, su postura durante el proceso de reforma del Estatuto de Autonomía fue impedir cualquier transferencia de aguas. "También aquí tenemos nuestras necesidades", dijo Franco.

El portavoz del PAR en el parlamento aragonés, Javier Allué, contrapuso la decisión de ejecutar el trasvase del Segre por parte del tripartito catalán a "la facilidad que han tenido de oponerse a un trasvase" del Ebro como el que proyectaba el PP hace dos legislaturas.

Los trasvases "son inviables de todo punto", continuó el representante regionalista, quien pidió a los políticos trasvasistas "que nos dejen en paz" y, por otra parte, que se ejecuten todas las obras de regulación comprometidas con Aragón.

El presidente del PP-Aragón, Gustavo Alcalde, se preguntó, irónicamente, si se va a trasvasar el agua "en moto o en camión", dijo que "primero hay que resolver los problemas de agua de Aragón" y, sólo cuando quede "fehacientemente" demostrado que hay aguas sobrantes y se compute la reserva estratégica de agua para Aragón, "estaremos dispuestos a hablar".

La presidenta de CHA, Nieves Ibeas, manifestó su oposición a cualquier iniciativa que conlleve un trasvase y dijo que medidas como el trasvase "justifican actuaciones que no podremos frenar", en alusión a un trasvase mayor.

El diputado de IU, Adolfo Barrena, consideró que la propuesta de instalar una tubería en la AP-7 es "una ocurrencia más" y lamentó la "demagogia" del tripartito catalán. La pregunta continúa siendo "cómo se gestiona el agua" y la solución no puede ser traer el agua de otro sitio porque, al final, la traerán "de Marte".