Defensa de la Sanidad Pública critica la "politización" del caso, lo que impide un análisis "serio"

Actualizado 03/06/2006 13:19:20 CET

Dice que el informe debería haber sido elaborado por peritos independientes sin "intereses explícitos"

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública, Marciano Sánchez, criticó hoy la "politización" que se está produciendo en el caso de las presuntas sedaciones irregulares en el Hospital Severo Ochoa de Leganés y aseguró que esto impide que se lleve a cabo un "análisis serio" de los hechos acaecidos.

En declaraciones a Europa Press, tras la publicación del informe elaborado por el Colegio de Médicos de Madrid, que refleja que 34 de estas sedaciones estaban contraindicadas, Sánchez denunció la "clara intencionalidad política" del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Manuel Lamela, cuando dio a conocer este asunto.

Así, señaló que, a la hora de elaborar un informe sobre las presuntas irregularidades cometidas por los médicos, "desde el principio" se tendría que haber acudido a peritos "suficientemente cualificados e independientes que no tuviesen intereses explícitos" en el tema.

Por este motivo, reiteró que ha sido la "politización" de este asunto lo que ha impedido que se pueda hacer un "análisis serio y profesional" sobre las actuaciones que se llevaron a cabo en el hospital Severo Ochoa hace ahora casi año y medio.

Además, destacó que aún "no están despejadas las dudas" sobre las supuestas sedaciones irregulares, ya que "no se ha recabado la audiencia de los profesionales que intervinieron". Esto es, a su juicio, "bastante llamativo", dado que ya ha transcurrido un año y medio desde que la Consejería de Sanidad de la CAM diera a conocer este asunto.

PONE "EN LA PICOTA" AL SISTEMA SANITARIO

Sánchez subrayó que este informe "pone en la picota" el sistema sanitario español pues "siembra dudas" sobre algunas actuaciones de los profesionales de la medicina. A este respecto, criticó que se esté "intentando desmantelar" por parte de "algunas autoridades sanitarias". A su juicio, lo que deberían hacer es "justamente lo contrario", porque, dijo, no existen elementos suficientes para determinar que la sedación fue causa directa de la muerte.

Así, reiteró que en el documento presentado por el Colegio de Médicos de Madrid hay "algunas limitaciones claras". "No se conocen los autores del documento ni su cualificación y capacidad para definir si se aplicaron o no elevadas dosis de medicamentos a los pacientes y si, en este caso, había algún tipo de justificación para llevar a cabo estos procedimientos. Si hubo o no mala praxis, no está claramente justificado", explicó.

En este sentido, quiso dejar clara la calidad de la sanidad pública española y de los profesionales de la medicina y destacó que, a pesar de que este asunto "afecta al prestigio" del sistema sanitario del país, "todo el mundo sabe que funciona muy bien y que es un sistema que goza de un gran aprecio internacional".