Sólo el 60% de las cabezas de ganado sacrificadas en Ceuta en la Pascua musulmana se degollaron en lugares establecidos

Actualizado 05/01/2007 13:10:35 CET

La comunidad musulmana ceutí rebajan aún más la cifra y dice que en los espacios habilitados "no se mata más del 30 por ciento"

CEUTA, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Sanidad y Bienestar Social de la Ciudad Autónoma de Ceuta situó ayer "entre el 60 y el 65 por ciento" el porcentaje de las 7.000 cabezas de ganado que fueron sacrificadas con motivo de la Pascua musulmana, el pasado día de Nochevieja, en los lugares

establecidos a tal efecto por la Administración local --el matadero municipal y siete carpas instaladas en las barriadas con mayor número de vecinos de confesión musulmana--, según informó la Consejería en su balance oficial.

La Ciudad comenzó hace cinco años a instalar dichas carpas con vigilantes y matarifes profesionales para erradicar la costumbre tradicional de sacrificar a los animales --ganado caprino y, en su inmensa mayoría, ovino-- en las viviendas particulares.

Durante los primeros años la afluencia a estos espacios creció a un ritmo del 20 por ciento anual pero, mientras que el año pasado fuentes oficiales cifraron en "no más del 20 por ciento" el número de animales degollados en los domicilios, el pasado domingo el total de sacrificios efectuados al margen de la legislación se ha situado en el 40 por ciento, es decir, unas 2.500 cabezas.

Fuentes de la comunidad musulmana ceutí, cuya religión profesan unos 35.000 vecinos de la ciudad autónoma, rebajaron aún más las estadísticas oficiales y aseguraron a Europa Press que en esos espacios, que permanecen abiertos desde las 10.00 hasta las 15.00

horas, "no se mata más del 30 por ciento de los animales".

Desde el Servicio de Sanidad Animal de la Ciudad se ha reconocido que será "difícil" que la tradición de sacrificar los corderos en las viviendas desaparezca ya que "no existe un Matadero del tamaño necesario para absorber tantos sacrificios en tan corto espacio

de tiempo, sobre todo porque durante el resto del año la demanda es muy inferior". "No podemos obligar a nadie a matar sus borregos en un determinado lugar ni podemos entrar en las casas, pero poco a poco la

población musulmana se ha concienciado de la necesidad de acomodar las tradiciones a la legislación", explicaron.

La Ciudad Autónoma permitió la entrada en Ceuta de 7.000 ejemplares caprinos y ovinos, mil más que el año pasado, durante la segunda quincena de diciembre para evitar riesgos de propagación de la enfermedad de la Lengua Azul.

La UTE Athisa-Ecoceuta, concesionaria del servicio de recogida de deshechos animales, recopiló un total de 90 toneladas de residuos orgánicos que serán incinerados durante los próximos meses en el

crematorio local hasta su completa destrucción.