Un tornado deja sin suministro eléctrico a más de 8.500 hogares en Mallorca

 

Un tornado deja sin suministro eléctrico a más de 8.500 hogares en Mallorca

Actualizado 05/10/2007 0:41:38 CET

PALMA DE MALLORCA, 4 Oct. (OTR/PRESS) -

Más de 8.500 hogares de Mallorca se quedaron sin suministro eléctrico tras el paso de un tornado de hasta 109 kilómetros hora por la isla que arrancó al menos cinco postes del tendido eléctrico, según informó la responsable de comunicación de la compañía, Magdalena Frau. Ante esta situación, a la que se suman los problemas causados por las fuertes lluvias durante toda la jornada, el Govern denunció que el Instituto Nacional de Meteorología (INM) "no alertó" de la posible presencia de vientos huracanados en la comunidad, por lo que no se ha podido reaccionar al respecto.

Entre las zonas afectadas están La Real, Son Sardina, Can Farineta, Na Burguesa, Campos, Son Bordils. La compañía eléctrica comenzó a trabajar desde las 21.00 horas, cuando se produjo el apagón, realizando los desvíos de corriente necesarios para restablecer el suministro. Además, los cortes de circulación y atascos en las vías donde se encuentran los postes caídos (carreteras de Valldemossa, Sòller y Alaró) impidieron que los técnicos de Gesa Endesa realizaran su trabajo con normalidad.

"El problemas es que hay mucho clientes sin cobertura en sus teléfonos móviles que no pueden avisarnos de que no tienen luz y, en consecuencia, nosotros no podemos saberlo", explicó Frau.

Los vientos huracanados hirieron también a dos personas, una de ellas de carácter grave tras un accidente en la carretera de Valldemossa, mientras que también sufrió heridas de gravedad un vigilante de seguridad que se refugió en una caseta de las obras paralizadas del hospital de Son Espases. Ambos fueron trasladados al hospital de Son Dureta. También resultaron heridos dos niños tras caerles encima una pieza pesada de un establecimiento McDonald's, en Son Rapiña (Palma), que se habría desprendido como consecuencia de la fuerte tormenta.

Las intensas rachas viento también provocaron incidencias de distinto calado en el Puerto. Así, un barco bautizado con el nombre de Ursine, de la compañía Acciona Transmediterránea, que se encontraba amarrado en el muelle comercial se ha visto desplazado 90 grados de la pared del puerto. A fin de evitar la ruptura de los amarres, la embarcación se vio forzada a salir del puerto y fondear en la Bahía de Palma para evitar mayores incidentes.

También el aeropuerto de la capital mallorquina se vio afectado por las fuertes tormentas. El servicio aéreo se paró durante media hora al registrarse un fuerte aparato eléctrico y potentes rachas de viento en la zona. Según trabajadores de aeródromo, el recinto registró también "pequeñas inundaciones".

EL INM NO AVISÓ

Por su parte, la consellera de Interior, Maria Ángeles Leciñena, señaló que el INM "no alertó" de vientos huracanados en Mallorca, tal como se produjeron y por este motivo, explicó que el Govern no activó la alerta naranja hasta esta tarde y no se pudo advertir a la población de que procurase no salir a la calle ni coger el coche, ya que debido a los fuertes vientos de hasta 109 kilómetros por hora, dos personas resultaron heridas, aunque su estado no reviste gravedad. En este sentido, Leciñena anunció que "aclarará" si el INM podría haber avisado de que se iban a producir estas condiciones meteorológicas.

Del mismo modo, Leciñena relató que se cayeron hasta cinco torres eléctricas de Gesa, lo que provocó "problemas de comunicación" entre los servicios de Emergencias y, por otra parte, indicó que pese a que no está previsto que se produzcan más vientos huracanados, el Gobierno balear mantendrá la alerta amarilla hasta mañana.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies