Un total de 300 jóvenes definen a la Iglesia Católica como a veces "demasiado severa" y "asociada a excesivo moralismo"

Jóvenes participan en el presínodo de preparación a la asamblea de obispos
EUROPA PRESS
Publicado 24/03/2018 15:16:56CET

ROMA, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los 300 jóvenes de todo el mundo, de varias confesiones y algunos no creyentes, que han participado en los últimos días en el presínodo de preparación a la asamblea de obispos de octubre próximo han señalado que la Iglesia se muestra a veces "demasiado severa" y "asociada a un excesivo moralismo".

En el documento de conclusiones finales de las reuniones de trabajo que resumen sus aportaciones en las reuniones que se desarrollaron desde el lunes, también han subrayado que a veces las parroquias "no son lugares de encuentro". "Para algunos jóvenes la religión es considerada una cuestión privada" se lee en el informe que también evidencia que "lo sagrado parece algo separado de la vida cotidiana".

"Los momentos cruciales para el desarrollo de la identidad -han escrito los jóvenes- comprenden: decidir la dirección de los estudios, elegir la profesión, decidir en lo que creer, descubrir la sexualidad y tomar decisiones definitivas en la vida".

Asimismo, han manifestado que los argumentos que más les interesa son "la sexualidad", "los matrimonios fallidos", "las familias desestructuradas", "el crimen organizado", "la trata de seres humanos", "la corrupción", "los feminicidios", así como "el degrado ambiental".

Según ha señalado el secretario general del Sínodo, el cardenal Lorenzo Baldisseri, en la rueda de prensa de dicho documento los jóvenes han pedido "transparencia" y "credibilidad" a la Iglesia católica.

"Del texto aflora un gran deseo de transparencia y de credibilidad de parte de los miembros de la Iglesia, en especial de los pastores: los jóvenes esperan una Iglesia que sepa reconocer con humildad los errores del pasado y del presente", ha resumido el cardenal encargado de la organización del Sínodo sobre las inquietudes y anhelos de los jóvenes sobre los que discutirán los obispos de todo el mundo en octubre en el Vaticano en torno al tema "Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional".

En total han participado en las reuniones del presínodo unos 15.300 jóvenes, de los que 300 estaban físicamente en Roma y el resto lo hizo "virtualmente".

Baldisseri ha explicado que el documento de conclusiones finales expuesto por los jóvenes será una de las fuentes que "contribuirán a la elaboración del 'instrumentum laboris' (documento de trabajo) para el Sínodo". "Las otras aportaciones provendrán sobre todo de las síntesis enviadas por las Conferencias Episcopales y los Sínodos de las Iglesias católicas orientales", ha manifestado.