La tripulación del Discovery continúa sus tareas de reparación en la Estación Espacial Internacional

Actualizado 17/12/2006 0:50:46 CET

HOUSTON, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

La NASA confía en duplicar el éxito que tuvo esta semana con la sustitución del sistema de cables eléctricos en la Estación Espacial Internacional para poder reparar otras averías.

Las astronautas reemplazaron el jueves durante un paseo espacial la mitad de los cables eléctricos del laboratorio orbital y reemplazarán el sábado la otra mitad. La operación anterior salió tan bien que el astronauta estadounidense Robert Curbeam y el sueco Christer Fuglesang regresarán al transbordador Discovery una hora antes de lo anticipado.

Esta vez, Curbeam y Sunita Williams completará la sustitución de los cables. Si les queda tiempo, se acercarán al panel solar medio desplegado que hasta ahora no ha podido ser plegado completamente por los controladores de la misión.

"Quizá tengamos hoy suerte y logremos replegar el panel solar", dijo el sábado el director de vuelo de la estación espacial Joel Montalbano.

La tripulación del transbordador Discovery visita la estación espacial durante siete días.

El panel solar forma parte del sistema temporal generador de energía eléctrica de la estación espacial. Uno de los objetivos de los tripulantes del Discovery era cambiar los cables eléctricos del laboratorio y colocar otros dos paneles en el sistema permanente de generación eléctrica. Para ello, la NASA necesitaba contraer el viejo panel solar para que los nuevos puedan rotar con el movimiento del sol y maximizar la cantidad de electricidad generada.

Aunque quedó lo suficientemente plegado como para permitir la colocación de los nuevos paneles, el viejo quedó atascado a medio camino. La NASA quería que fuera completamente plegado.

En la atmósfera, la gravedad terrestre haría mucho más fácil su arreglo por control remoto, pero en el espacio el problema es mucho más complicado.

Los técnicos giraron 10 grados el panel solar por ambos lados para intentar aliviar la tensión en los cables de acero que lo rigen y que impiden que se pliegue como el fuelle de una acordeón, como estaba diseñado. Los ingenieros estudiaron los resultados y no han decidido si la maniobra tendrá efecto.

La NASA pidió a Curbeam y Williams que salgan al espacio y se acerquen a la caja en que el panel atascado ha quedado parcialmente recogido, con la esperanza de que puedan desatascar los cables de acero que impiden su retracción.

La NASA mantuvo abierta la alternativa de un cuarto paseo espacial de ser necesario, para poder replegar por completo el panel, de 34,5 metros de longitud. Ese pasea podría tener lugar el lunes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies