Unicef España lanza la iniciativa 'Cambiemos la letra' contra el trabajo infantil

Actualizado 20/05/2013 20:15:24 CET

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Unicef España ha lanzado este lunes la iniciativa 'Cambiemos la letra', que tiene como objetivo concienciar acerca del trabajo infantil, que afecta a 215 millones de niños en todo el mundo, y conseguir fondos para apoyar el trabajo del Fondo de Naciones Unidas para la protección de los derechos de la infancia más vulnerable en todo el mundo.

En concreto, entrando en la web www.cambiemoslaletra.com cualquier persona puede cambiar la letra de una conocida canción infantil en la que se habla de niños que no podían jugar por tener que hacer distintas tareas domésticas. Tanto los vídeos como el 'microsite' de esta iniciativa han sido realizados de manera desinteresada por Revolution Publicidad, según han explicado los responsables de la iniciativa.

Según Naciones Unidas cerca de 1 de cada 6 niños y niñas de entre 5 y 14 años sufren trabajo infantil. Comparativamente, el trabajo infantil afecta a más niños que niñas, sin embargo los trabajos que realizan las niñas están más ocultos: el trabajo doméstico y algunas de las peores formas de trabajo infantil, como la prostitución y la pornografía. Se estima que el 90 por ciento de los menores que trabajan en el servicio doméstico son niñas.

El trabajo infantil supone una "grave vulneración de los derechos más básicos de la infancia", ya que "daña el desarrollo físico, mental, emocional o moral de los niños; les priva de la posibilidad de ir a la escuela; son separados de sus familias, expuestos a graves peligros y enfermedades o abandonados a su suerte en la calle de grandes ciudades", según denuncia Unicef.

Así, añade que el trabajo infantil "roba a los niños su infancia y sus posibilidades de desarrollo" porque "los niños trabajadores, privados de educación y salud, tienen escasas perspectivas de futuro en su vida adulta". Además, explica que "reciben los salarios más bajos y reciben las peores condiciones laborales, lo que puede causarles lesiones físicas permanentes y problemas de salud crónicos".

Para lograr erradicar el trabajo infantil, Unicef incide en varios ámbitos: negociando con gobiernos y administraciones públicas para fomentar leyes contra el trabajo infantil y apoyando a las comunidades y a las empresas para que rechacen cualquier forma de explotación infantil.

Por último, la ONG destaca el papel del consumidor. "La compra responsable, la reflexión sobre los efectos de nuestros patrones de consumo en la cadena productiva y el rechazo a comprar productos que sospechamos que pueden haber sido producidos en condiciones de explotación son claves para realizar una presión efectiva contra el trabajo infantil", ha sentenciado.