El Vaticano acogerá la próxima semana un congreso sobre desarme nuclear y se prevé que acudan Guterres y varios Nobel

Publicado 02/11/2017 14:16:58CET

ROMA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Vaticano acogerá del 10 al 11 de noviembre el congreso 'Perspectivas para un mundo libre de armas nucleares y para el desarrollo integral', organizado por el departamento del Vaticano que se ocupa de la Promoción del Desarrollo Humano Integral, al que se prevé la asistencia del secretario general de la ONU, António Guterres y de varios Premios Nobel.

La Oficina de prensa del Vaticano todavía no ha facilitado el programa completo, ni los ponentes que participarán, pero según ha asegurado el diario italiano La Stampa, entre los invitados estarán el Secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, el Alto representante para asuntos exteriores de la UE, Federica Mogherini, el cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, además de varios Premios Nobel.

Está previsto además que el Papa pronuncie un discurso ante los participantes. El director de la Sala de prensa de la Santa Sede, Greg Burke, precisó esta semana que "no hay una mediación" por parte del Vaticano entre los Estados Unidos y Corea del Norte para el desarme nuclear.

"El Santo Padre trabaja con determinación en la promoción de las condiciones necesarias para un mundo sin armas nucleares, como él mismo subrayó en el mes de marzo en un mensaje dirigido a la ONU reunida para tal objetivo. Precisamente por este motivo habrá un importante congreso la semana que viene, organizado por el Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral. Pero es falso hablar de una mediación por parte de la Santa Sede", declaró Burke.

El Pontífice ya se ha pronunciado en varias ocasiones contra las armas nucleares. El pasado 26 de septiembre, con motivo de la Jornada Internacional de la ONU para la eliminación total de las armas nucleares, escribió en Twitter: "Comprometámonos por un mundo sin armas nucleares, aplicando el Tratado de no proliferación para abolir estos instrumentos de muerte".

En concreto, en relación con la carrera armamentista nuclear puesta en marcha por parte de Pyongyang el Papa indicó durante un vuelo con periodistas de regreso a Roma: "Sobre Corea del Norte: de verdad no entiendo el mundo de la geopolítica, pero creo que allí hay una lucha de intereses que no logro comprender", señaló.

Por otro lado, en un mensaje publicado el pasado 23 de marzo, indicó que "la comunidad internacional está llamada a adoptar estrategias a largo plazo para promover el objetivo de la paz y de la estabilidad, y evitar enfoques miopes sobre los problemas de seguridad nacional e internacional".

Además, el secretario de la Santa Sede para las relaciones con los Estados, el arzobispo Paul Richard Gallagher, firmó el pasado mes de septiembre el Tratado sobre la prohibición de las armas nucleares, adoptado el 7 de julio de 2017 al final de la Conferencia de las Naciones Unidas.

En esa ocasión, Gallagher precisó que hay que responder a las tensiones vinculadas con el programa nuclear norcoreano tratando de impulsar las negociaciones. En particular, instó superar la amenaza nuclear, la superioridad militar y la ideología del unilateralismo que, según precisó, recuerdan la lógica de la Guerra Fría.