Vaticano afirma que la vida religiosa no debería verse involucrada en política

TERESA FORCADES
EUROPA PRESS
Actualizado 24/06/2015 15:56:52 CET

BILBAO/BARCELONA, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales del Vaticano, monseñor Claudio María Celli, ha señalado, en relación a la monja benedictina Teresa Forcades, que, "clausura o no clausura, la vida religiosa no debería verse involucrada en actividades de tipo político de una cierta manera".

Durante un encuentro informativo, Celli ha añadido que, en su opinión, "la vocación de clausura" debe estar centrada en "rezar y amar a Dios profundamente". Forcades permanece a la espera de que el Papa Francisco otorgue el "plácet" a su exclaustración, que comenzó el pasado 15 de junio con el visto bueno de la abadesa de Montserrat y del obispo de su diócesis, para implicarse activamente en la plataforma Procés Constituent a Catalunya.

Sin embargo, el obispo de Sant Feliu de Llobregat, Agustí Cortés, hizo público el pasado lunes un comunicado para aclarar cuál ha sido su actuación ante el compromiso político de la monja Teresa Forcades, precisando que desde un primer momento él mismo manifestó a la religiosa que era incompatible el compromiso político activo con el hecho de ser monja de un monasterio. Cortés precisa que ha aceptado que Forcades "permanezca en situación de exclaustración durante tres años y no que 'pida un simple permiso' para actuar en política".

El obispado ha tramitado ya ante la Congregación para la Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica la solicitud para que conceda la dispensa de exclaustración de la monja Forcades del Monasterio de Sant Benet. Según Cortés, en el caso de que la dispensa sea concedida, Forcades no perdería su condición de monja consagrada, de forma que seguiría vinculada por los votos, pero estaría dispensada y privada de los deberes y derechos propios de la vida claustral, y requeriría de la autorización de la Sede Apostólica para volver a la vida monástica.

VISITA DEL PAPA A ESPAÑA

En cuanto a la posibilidad de que el Papa Francisco visite España, Celli ha señalado que lo lógico sería pensar que iría a su tierra, pero, "hasta el momento, ha preferido no ir", aunque "promete que el año próximo irá a Argentina". Tras indicar que "hay muchos países que han invitado al santo padre", ha asegurado que el Papa "llegará a España, cuando no sé".

Por otro lado, Celli ha sido preguntado por su opinión sobre el papel de intermediación de la Iglesia y de la Comunidad de San Egidio, organización italiana que ha mediado en conflictos internacionales, para lograr el cese de la violencia de ETA, ha dicho que "no entra en esas cosas". No obstante, ha destacado que San Egidio "ha jugado desde hace tiempo un papel de mediación, especialmente en algunos casos, por ejemplo africanos y no solo africanos".

"A veces, yo tengo algo que decir, y cuando era subsecretario de Relaciones Exteriores, a veces me quejaba sobre ciertas actitudes, pero reconozco el papel que han jugado. Yo tengo mucha estima a San Egidio y a su fundador, Andrea Riccardi, y, a veces, sí tengo alguna queja, y no me encuentro a gusto sobre ciertas cosas, pero cada uno en este campo tiene su derecho de opinar distintamente", ha añadido.

Ante representantes del mundo político, económico, de la judicatura y de la Iglesia del País Vasco, Celli ha sido presentado por el obispo de Bilbao, Mario Iceta. El ahora presidente del Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales trabajó en 1990 en la Secretaría de Estado para las Relaciones con los Estados. En 1993, firmó en Jerusalén el "acuerdo fundamental" que el reconocimiento oficial de Israel por la Santa Sede.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies