El Vaticano registra 207 avisos de operaciones financieras sospechosas en 2016, menos de la mitad que en 2015

Publicado 16/05/2017 13:48:17CET

ROMA, 16 May. (EUROPA PRESS) -

El Vaticano registró 207 avisos de movimientos financieros sospechosos en 2016, menos de la mitad que el año anterior (544), según el informe anual de la Autoridad de Información Financiera de la Santa Sede (AIF), el organismo instituido por Benedicto XVI en diciembre de 2010 y puesto en marcha en noviembre de 2013 por Francisco para implementar un sistema de transparencia financiera en las cuentas de la Santa Sede.

En cualquier caso, el director del AIF, Tommaso Di Ruzza, ha precisado que el número de estos avisos es aún más alto que en años anteriores a 2015 lo que indica "una cada vez mayor y más efectiva supervisión". En el informe de 2016 el número de estas alarmas del sistema de vigilancia se cuadruplicó con respecto al año anterior aunque en ese momento Di Ruzza explicó que este incremento no significaba necesariamente un aumento de potenciales actividades ilícitas sino que se debía al refuerzo del sistema de vigilancia.

Del total de estas 207 señalizaciones sospechosas en 2016, la fiscalía del Vaticano abrió diligencias y emprendió investigaciones en 22 casos que podrían estar relacionados con operaciones de blanqueo de capitales frente a los 17 que fueron detectados el año anterior. Según señala el Vaticano, la mayor parte de los ciudadanos implicados son de nacionalidad extranjera y los delitos se habían fraguado en territorio extranjero.

Además, la AIF ha localizado durante el año 2016 un total de cuatro operaciones sospechosas de las que ha suspendido tres transferencias bancarias por un valor de 2,1 millones de euros mientras que ha bloqueado una cuenta corriente de manera preventiva que acumulaba 1,6 millones de euros.

Esta relación de casos que han sido determinados como de alto riesgo por no cumplir los estándares de transparencia fiscal supone una reducción con respecto a años anteriores, según informa la Santa Sede.

Por otro lado, el documento señala que durante el año pasado "se ha registrado un incremento de la complejidad de los potenciales esquemas de blanqueo de capitales, con la consecuente necesidad de una mayor profundización y amplios análisis y cooperación" con las jurisdicciones extranjeras. La normativa vaticana establece que hay que declarar tanto las salidas como entradas de dinero igual o superior a 10.000 euros.

En este contexto, el Vaticano ha informado de que el AIF "ha potenciado las propias estructuras tecnológicas y sistemas de seguridad informática con el fin de garantizar la integridad, la seguridad y la reserva de las informaciones y los datos elaborados y memorizados".

Asimismo, en 2016 el Vaticano ha firmado diversos acuerdos para la mejora de la transparencia fiscal y la adecuación a los estándares internacionales del intercambio de información financiera. Entre las jurisdicciones con las que ha firmado estos protocolos están Albania, Austria, Brasil, Canadá, Italia, Panamá, Polonia y Rusia. Entre 2011 y 2016 el Vaticano ha firmado 32 tratados de este tipo.

El presidente del AIF, René Brülhart, ha destacado que en 2016 se ha incrementado "significativamente" la cooperación bilateral con las autoridades competentes de otros países. Así, en 2013 fueron 81 casos, 113 en 2014, 380 en 2015 y 837 en 2016.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies