Acusado de violar a una chica en Torrelavega: la relación fue consentida

 

Acusado de violar a una chica en Torrelavega: la relación fue consentida

Juicio violación
EUROPA PRESS
Actualizado 17/06/2013 17:22:50 CET

SANTANDER, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Uno de los dos acusados de violar a una chica en Torrelavega, para quienes el fiscal pide un total de 44 años de cárcel, ha asegurado este martes, en la vista que se celebra en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, que su relación sexual fue consentida y que fue el otro acusado quien la forzó.

Mientras que este segundo acusado B.S., de 38 años, ha afirmado que, después de que L.M.I., de 21, mantuviese relaciones con la joven, ésta le dijo que entrase al coche porque "quería fiesta con los dos" y que la chica estaba con las "piernas abiertas". Además, ha señalado que fue la chica quien tomó la iniciativa "besándose con uno y con otro" y que incluso le llegó a decirle, tras acostarse con L.M.I., "vamos entra (al coche) que no tengo la sífilis ni nada".

Así B.S. ha manifestado que cree que no llegó "a penetrar ni nada" a la chica, de quien ha considerado que "estaba drogada o bebida" antes de encontrarse con ellos y ha indicado que en el tiempo que estuvieron los tres juntos, desde que la chica les recogió en un pub de Torrelavega y se prestó a acercarles a otro bar, ella y L.M.I. se estuvieron poniendo cocaína, lo que el otro acusado ha confirmado.

Según la fiscalía, la chica se los encontró una noche del 6 de junio de 2012 y como conocía a L.M.I se ofreció a llevarles en coche, y una vez dentro del vehículo, los dos acusados la amenazaron poniéndola un destornillador en el cuello y la dijeron que se dirigiese a un aparcamiento, donde "la iban a follar los dos".

Ambos acusados, de nacionalidad rumana, han indicado que el destornillador lo llevaba ella en el bolso y B.S. ha señalado que lo tocó para preguntarle porqué estaba roto y ella se lo "quitó y lo tiró por el coche". Sin embargo, L.M.I. ha aseverado que, tras mantener relaciones con la chica, se marchó "desnudo" a una fuente cercana a lavarse y cuando regresó B.S. estaba dentro del coche "forzándola y poniéndola el destornillador en el cuello".

A este respecto, L.M.I. ha indicado que intentó abrir la puerta pero el coche estaba cerrado por dentro y ha dicho que no rompió la ventana porque como estaba desnudo y fuera del coche alguien podía pensar que estaba haciendo algo malo y le "condenasen" -- tiene pendiente en Rumania una condenada de 10 años por violación por lo que está reclamado por la Interpol--.

NIEGAN HABERLA PEGADO

Este acusado ha asegurado que en los años 2008 y 2009 mantenía relaciones sexuales continuadas con la joven -algo que ésta niega, según ha explicado su abogada--, a quien ha afirmado que la noche de los hechos mordió en un hombro mientras "echaban el polvo" pero que en ningún momento la agredió, negando así que las lesiones físicas que presentaba la chica se las hubiese causado él.

El otro acusado B.S. también ha negado haber pegado a la joven y ha asegurado que "no es cierto" que le diese dos bofetadas como asegura la víctima, de quien ha indicado que estuvo "toda la noche lavándose la cara" y que estaba "muy roja" pero que en ningún momento vio que tuviese "ni heridas ni sangre".

Sobre si uno u otro acusado la pegó, ambos han coincidido en negar haberla agredido pero no saben que hizo el otro porque no lo vieron. Además, también han declarado que si llegan a saber que los iba a denunciar por violación no la habrían dado sus respectivos teléfonos.

Y es que la chica, tras los hechos, les acercó en coche a sus respectivas casas, les dijo que no pasaba nada e incluso les pidió el número de teléfono con la excusa de que al día siguiente les llamaría para ir de fiesta. Así, la joven se dirigió a la comisaría de policía de Torrelavega a denunciar.

"MUY NERVIOSA Y ALTERADA"

Una vez allí, "muy nerviosa y alterada", según ha manifestado el primer policía que la atendió, relató lo sucedido y fue trasladada al hospital de Sierrallana para ser sometida a una evaluación como determina el protocolo policial en estos casos. El policía ha asegurado que no apreció en la joven "ni heridas ni sangre".

Ya por la mañana, la chica regresó a comisaría donde prestó declaración. Le contó al policía que se había encontrado con dos conocidos "Cristian y Yoni", aunque ninguno se llama así, y que, cuando se subieron a su coche, le pusieron un destornillador en el cuello y le obligaron a dirigirse a un aparcamiento apartado donde la agredieron y violaron, según ha relatado el policía.

Además, éste ha indicado que la chica le aseguró que, en el momento de los hechos, había llamado al 112 -llamada que estaba reflejada en el móvil_y le entregó los números de teléfono de los dos acusados.

También ha declarado en el juicio, que continuará este martes, 18 de junio, con las pruebas periciales y los informes finales de las partes, un efectivo de la policía científica que fue quien recogió las muestras de ADN del coche y remitió éstas junto con la ropa de la chica al laboratorio.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies