Los afectados por el incendio de Bermeo podrán beneficiarse de exenciones y aplazamientos tributarios

Los diputados Iruarrizaga, Bilbao y Rementería
EUROPA PRESS
Actualizado 23/04/2013 15:15:09 CET

BILBAO, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Diputación foral de Vizcaya ha entregado 22 viviendas a las familias afectadas por el incendio de Bermeo, que también podrán beneficiarse de varias medidas fiscales como exenciones en el IBI y el IAE o el aplazamiento de las deudas tributarias.

En una rueda de prensa, el diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, ha realizado un balance de las actuaciones comprometidas en la Mesa de Crisis puesta en marcha con motivo del incendio registrado el pasado 11 de abril en el casco antiguo de Bermeo, el más grave sufrido en Vizcaya en los últimos 30 años.

Bilbao ha adelantado que, de las 35 viviendas forales puestas a disposición de las familias que perdieron sus hogares, se han entregado 22 pisos con el objetivo de que puedan contar con "un hogar digno". La estancia será gratuita durante seis meses y, durante este periodo, se estudiará cada caso para establecer medidas "definitivas".

Además, el Departamento Foral de Medio Ambiente ha efectuado la recepción y tratamiento de casi 600 toneladas de escombros y residuos de la zona siniestrada en los vertederos de Igorre (550 toneladas) y Jata (50 toneladas).

Por su parte, Acción Social tiene ya desde la semana pasada a tres profesionales realizando labores de seguimiento psicológico individualizado dentro de cada unidad familiar afectada.

La diputación vizcaína ha acordado en el Consejo de Gobierno de este martes un nuevo decreto foral normativo que permitirá la puesta en marcha con carácter urgente de varias medidas fiscales con las que flexibilizar y facilitar los pagos de las obligaciones tributarias de estas familias.

Según ha detallado el portavoz foral, Unai Rementeria, el decreto del Departamento de Hacienda, que deberá ser ratificado por las Juntas Generales, contempla exenciones en las cuotas del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) del ejercicio 2013 que afecten a viviendas, establecimientos industriales y mercantiles, garajes, locales de trabajo, así como las actividades ejercidas por negocios dañados como consecuencia directa del incendio.

El coste será soportado directamente por la Diputación y, en los casos en que ambos impuestos ya hayan sido sufragados, los afectados podrán solicitar su devolución.

Este Decreto permite además que los contribuyentes del IRPF que ejerzan actividades económicas y que hayan resultado afectados por el siniestro no estarán obligados a autoliquidar e ingresar en la Hacienda foral los pagos fraccionados que deban efectuar.

Asimismo, se van a conceder reducciones de módulos en IRPF e IVA y aplazamientos de deudas tributarias, sin garantía ni intereses de demora, hasta el 25 de junio de 2014.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies