El alcalde de Alicante dice que el pez que mordió a la niña es un golfar y anuncia la apertura "inmediata" de la playa

Actualizado 14/07/2006 16:18:21 CET

Asegura que el cierre de la playa se decididó porque se ha preferido "exagerar las medidas a quedarnos cortos"

ALICANTE, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, indicó hoy que el pez que desgarró ayer una mano a una niña de siete años en la Playa de San Juan es "en un 95 por ciento" de posibilidades un golfar y "de ninguna manera, taxativamente" se trata de "ningún tipo de escualo". Además, destacó que la playa se abrirá "inmediatamente", después de haber estado cerrada al baño como medida de precaución.

Díaz Alperi compareció hoy acompañado de los concejales de Seguridad, Playas y Sanidad, Luis Concepción, Juan Zaragoza, y por un experto en pesca deportiva, después de que una niña de 7 años fuera mordida ayer jueves, 13 de julio, por un pez en la Playa de San Juan.

Tras estos hechos, el baño en esta playa quedó prohibido y expertos en pesca colocaron un palangre de 4 kilómetros y 1.000 anzuelos, tras las boyas de balizamiento de la playa, para intentar la captura de posibles ejemplares de esta especie que estuvieran por la zona. En estos momentos, según Díaz Alperi, se ha retirado ya un tercio del palangre y no ha aparecido más que un pez de pequeño tamaño.

Además, según avanzó, tras la comparecencia la playa quedará "inmediatamente abierta" con el fin de que "vuelva a la normalidad", ya que esta medida se adoptó "en previsión de saber exactamente qué había ocurrido" y porque "hemos preferido exagerar las medidas a quedarnos cortos".

En este sentido, expuso que en aguas alicantinas "hay golfares de toda la vida" y que estos peces "no atacan a las personas". Por ello, el primer edil opinó que se ha dado "una serie de circunstancias que han coincidido y que han producido este lamentable accidente".

El alcalde precisó que, según los expertos, los golfares se acercan a la orilla en verano a desovar pero que "no atacan a las personas", según incidió, aunque "a veces persiguiendo otros peces más pequeños, como alisas, se acercan a la orilla, y si la niña estaba chapoteando, que es normal, y el agua está caliente y revuelta, que ayer lo estaba, puede haber confundido la espuma que hacía con la mano con un pez".

Así, señaló que el golfar, que tiene "unas mandíbulas potentísimas" y "capaces de cortar el acero", mordió a la pequeña, que "instintivamente, como es normal, pegó un tirón y se produjo un desgarro bastante importante".

Por ello, descartó "taxativamente" que el pez, de entre 60 y 80 centímetros y color gris, fuera un escualo porque "un escualo de ese tamaño es un alevín y el tamaño de su boca no le permite agarrar una muñeca", mientras que "un golfar de ese tamaño es un pedazo de pescado".

A este respecto, apuntó que "no podemos asegurar al 100 por cien que se trate de un golfar, aunque sí al 95 por ciento". Por este motivo, según incidió, "decir que ha sido una tintorera o un marrajo o de la familia de los escualos es una total y absoluta barbaridad". De esta forma, hizo hincapié en que se trata de un golfar, que tiene una "potencia brutal en las mandíbulas".

NIÑA

La niña de 7 años mordida ayer jueves, 13 de julio, por un pez en la playa de San Juan (Alicante) se recupera en el Hospital General de Alicante, donde fue intervenida durante más de cuatro horas del desgarro que sufrió en la mano.

Díaz Alperi, quien ayer estuvo hablando con los padres y tras la rueda de prensa se dirigió a visitar a la pequeña, explicó que por el momento se desconoce si se recuperará la movilidad de la mano, ya que han tenido que reconstruirle varios tendones en el dorso de la mano, y una arteria y el nervio cubital de la palma.

Así, expuso que le tendrán que hacer más operaciones y también cirugía estética para intentar "reducir al máximo" el daño sufrido. El alcalde ofreció, en nombre del Ayuntamiento de Alicante, y "personalmente toda la ayuda" a los padres y a la pequeña, que estaban de vacaciones en Alicante, donde habían vivido quince años, antes de trasladarse a su actual lugar de residencia, en Sevilla.

En esta línea, Díaz Alperi consideró que los padres estaban ayer "bastante tranquilos, dentro de la preocupación", al tiempo que reiteró que el Ayuntamiento de Alicante "está a su disposición" para "todo lo necesario" y especialmente para que "no le quede ningún trauma, ni físico, y sobre todo psíquico".

Finalmente, en cuanto a la repercusión de estos hechos, el alcalde opinó que "habrá de todo", desde gente que "tenga sus reservas", hasta personas que decidan bañarse, que verán que "no pasa nada" y "todo volverá a la normalidad". Según resaltó, "esto es algo que no ha pasado nunca en Alicante" y no tiene por qué volver a producirse.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies