(Ampliación) Se desprende parte de una fachada de un colegio de Barcelona sin causar heridos

Actualizado 02/02/2006 19:41:33 CET

BARCELONA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El desprendimiento de parte de la fachada de un centro de educación infantil y primaria (CEIP) de Barcelona, que se saldó sin heridos, ha obligado a cerrar hasta mañana las instalaciones de este colegio, situado en el paseo Lluís Companys, según informó hoy el Ayuntamiento.

Los hechos sucedieron el pasado martes, cuando se desprendió una parte de uno de los elementos de ornamentación de la fachada del CEIP Pere Vila, que fue a parar al patio del colegio, en un momento en que no había nadie.

Inmediatamente, los servicios técnicos del Instituto Municipal de Educación (IMEB) realizaron una revisión de la cubierta y no detectaron nuevos riesgos inminentes. Sin embargo, de forma preventiva se cerró la zona del patio en que había caído parte de la fachada.

LOS EFECTOS DEL TEMPORAL.

El suceso se produjo como consecuencia "del temporal de lluvias del pasado fin de semana, que afectó a los ornamentos de la parte superior de la fachada", según informó hoy a Europa Press un portavoz de los Bomberos de Barcelona.

Precisamente, los Bomberos de Barcelona realizaron ayer una nueva inspección, en la que se retiraron algunas tejas y fuera del horario escolar se amplió el perímetro del seguridad del centro, incluyendo también la fachada en la que hay la puerta de acceso al colegio.

Responsables del IMEB, Bomberos y Servicios Territoriales de la Generalitat, de acuerdo con la dirección del centro y de la asociación de padres y madres (AMPA), han decidido mantener este precinto.

411 ALUMNOS AFECTADOS.

Esta situación ha obligado a los 411 alumnos del CEIP Pere Vila a trasladarse al IES Pau Claris, situado en el mismo recinto, que también acoge una biblioteca. De esta manera, los estudiantes "han podido seguir su actividad con normalidad", apuntaron a Europa Press fuentes municipales.

No obstante, la actividad escolar en el CEIP Pere Vila se reiniciará mañana en sus instalaciones habituales, en cuya puerta de acceso se ha decidido colocar una marquesina para evitar posibles riesgos en caso de que se produzca una situación de fuertes vientos.

Paralelamente, el Ayuntamiento continuará con las actuaciones para cubrir la parte superior de la fachada y del tejado y retirar ornamentos.