Los Bomberos esperan frenar el incendio de Terrades (Girona) en la Serra de l'Illa cuando ya ha quemado 225 hectáreas

Actualizado 04/08/2006 22:41:20 CET

GIRONA, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los Bomberos de la Generalitat esperan poder frenar el incendio forestal de Terrades y Cistella (Girona) en la Serra de l'Illa, después de que las llamas ya hayan calcinado unas 224 hectáreas, 186 de las cuales forestales.

Según explicó en rueda de prensa la consellera de Interior, Montserrat Tura, la mayor parte de los esfuerzos de los equipos de extinción se concentran "estratégicamente" en la sierra, en la zona de la Garriga Grossa, para intentar frenar la velocidad de avance de las llamas y proteger el pequeño núcleo de Coquells, en el término municipal de Vilanant.

Además, Tura señaló que si el fuego salta la sierra, podría afectar una gran masa forestal muy compacta. La consellera explicó que la tramontana sopla a rachas de hasta 50 kilómetros por hora, puede cambiar de dirección y no disminuye durante la noche. Asimismo, lamentó que haya "muy pocas islas de cultivos", por lo que las llamas tienen una "cantidad muy elevada de combustible" disponible. En la zona la humedad se sitúa alrededor del 30%. Por todo ello, Tura explicó que "hasta dentro de unas horas no podremos mostrarnos optimistas".

Según explicó, el frente avanza en dirección sureste, hacia Cistella, y el flanco izquierdo, al otro lado de la carretera local GIV-5102, avanza por la riera del Seguillar y hacia la Serra de l'Illa.

El fuego empezó sobre las 14.26 horas cerca de Can Matamiquela, justo al lado oeste de la GIV-5102, que quedó cortada entre ambos pueblos para ubicar los vehículos de los bomberos, aunque a las 18.20 horas ya se había reabierto. También se ha cortado la carretera GIP-5101, que permanece cerrada al tráfico.

Al lugar de los hechos se han desplazado 69 vehículos terrestres --la mayor parte bombas pesadas-- y 15 medios aéreos, incluidos dos hidroaviones de Zaragoza, además de agentes rurales, 13 dotaciones de los Mossos d'Esquadra y voluntarios de 12 agrupaciones de defensa forestal.

Por su parte, el alcalde de Cistella, Josep Xargay, explicó que el fuego les ha llegado de forma inesperada y que se han visto "desbordados" por la voracidad y velocidad de las llamas. Además de agradecer el trabajo de todos los cuerpos, se felicitó por el hecho de que no haya habido "desgracias personales".

EVACUACIONES.

Como medida preventiva, los Mossos d'Esquadra han evacuado el núcleo de Vilarig, entre Terrades y Cistella, y a varias masías aisladas del norte y sur de Cistella y han dirigido a los vecinos al municipio de Vilanant. En total se han desalojado 21 vecinos y otras 12 personas de un centro terapéutico. Finalmente, el fuego no ha afectado Vilarig ni ninguna masía.

Poco después, algunos vecinos volvieron a sus domicilios, ya que el fuego no avanzaba en su dirección, a pesar de que Tura dijo que no se lo han recomendado y lo han hecho "bajo su responsabilidad". "Nos gustaría que se quedaran aquí más rato", señaló.

Para los vecinos que no puedan volver a sus casas esta noche, el Ayuntamiento de Cistella habilitará una sala polivalente para que puedan dormir.

El fuego no ha causado grandes daños materiales y no ha afectado ninguna edificación excepto un porche con un pajar y unos neumáticos de una granja. En cambio, dos bomberos tuvieron que ser atendidos en el Hospital de Figueres por deshidratación y una lesión leve en el tobillo.

Como en el incendio de ayer, las llamas quemaron una veintena de postes eléctricos y quemaron una línea rural de media tensión, de 10.000 voltios. Esto dejó sin suministro a unos 700 clientes durante varias horas, aunque sobre las 20 horas solo quedaba por restablecer el servicio a 20 clientes del núcleo de Vilarig.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies