Condenado a 15 años por asesinar a un religioso en una residencia de Guinardó

Actualizado 17/12/2013 22:44:32 CET

BARCELONA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Barcelona ha condenado a 15 años de cárcel a Antonio Jesús R. por asesinar a un religioso interno en la Residencia Sant Camil del barrio del Guinardó de Barcelona en la madrugada del 18 de julio de 2010, según la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press.

"Entró en la habitación, se acercó a él y lo asfixió, con ánimo de acabar con su vida", concluye la sentencia del tribunal después del veredicto del jurado que lo consideró culpable de haber matado al religioso intencionadamente y sin que pudiera defenderse.

El caso lo destapó un preso ocho meses después de la muerte --diagnosticada en un principio como natural-- y reveló que Antonio Jesús R. lo había asesinado supuestamente para arrebatarle una carta sobre supuestos abusos sexuales a menores en el centro con el fin de chantajear a los responsables de la casa, pedirles dinero y que le pusieran un piso.

El tribunal del jurado consideró que lo asfixió con el único fin de apoderarse de la carta que se encontraba en poder del fallecido, y así poder llevar a cabo el chantaje con el que planteaba conseguir un piso y 300.000 euros a cambio de no hacerla pública.

El testigo que destapó el caso y el acusado se conocían y habían planteado anteriormente algún atraco violento conjunto; por investigaciones de estos robos Antonio Jesús R. tenía el teléfono intervenido, con lo que tras una segunda escucha "en clave homicida" de estas llamadas, se desprendieron indicios de su presunta culpabilidad, según relataron los policías.

Sin embargo, este preso en el juicio, donde declaró como testigo protegido separado por un biombo, dijo no recordar nada de lo que había relatado a los Mossos d'Esquadra y reconoció, a preguntas de la Fiscalía, que tenía miedo a represalias aunque luego lo negó alegando que no lo conocía.

"NO ERA SITIO PARA ÉL"

Durante el juicio varios religiosos y residentes en la casa de acogida coincidieron en señalar el carácter conflictivo de Antonio Jesús R. y que algunos de ellos pensaban que era un mosso y él se aprovechaba de este estatus: "No era sitio para él", relataron como testigos de la casa perteneciente a la institución religiosa 'Hermanos Misioneros de los Enfermos Pobres'.

"La guerra empezó cuando el fallecido se enteró que no era policía", declaró unos de los hermanos de la residencia sobre la mala relación que mantenían la víctima y el acusado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies