Cuatro directores de geriátricos imputados por usar tarjetas sanitarias de fallecidos

Actualizado 03/07/2012 13:56:49 CET

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil en la denominada operación PÓCIMA, llevada a cabo en la provincia de Cádiz ha imputado hasta el momento a cuatro directores de varios geriátricos de la provincia por adquirir fraudulentamente medicamentos de farmacias, usando las tarjetas electrónicas sanitarias de personas que ya habían fallecido.

Las investigaciones se iniciaron cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento a través de un informe de la Inspección de Farmacia de la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía de que en cinco residencias de la provincia de Cádiz se podía estar utilizando la tarjeta sanitaria de ancianos fallecidos. Las residencias se encontraban en los municipios de Sanlúcar de Barrameda, Jerez y San Fernando.

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz se encargó de realizar las investigaciones para esclarecer los hechos. Tras comprobar los hechos denunciados, se contrastaron los datos, las fechas y las partidas de defunción, así como los medicamentos y diversos productos sanitarios que se habían adquirido fraudulentamente.

Una vez contrastados los hechos y recabadas las pruebas, se citó a declarar a los directores de los geriátricos implicados en la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz, quienes finalmente fueron imputados por un delito de estafa y puestos a disposición de los Juzgados de Guardia de Jerez de la Frontera, Sanlúcar de Barrameda y San Fernando.

Las investigaciones continúan abiertas y está pendiente de realizarse nuevas imputaciones. En el desarrollo de las investigaciones ha colaborado activamente la Inspección de Farmacia de la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía.