Una red internacional asentada en Canarias metía droga con narcopateras

Actualizado 17/12/2013 22:41:27 CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La Policía Nacional y la Guardia Civil han procedido a la detención de 21 personas y han incautado más de 420 kilos de hachís en el marco de la 'Operación Infante', desarticulando así una organización internacional asentada en Gran Canaria y que contaba con ramificaciones en el resto de islas del archipiélago y en Marruecos.

   De esta manera, la Brigada Provincial de Policía Judicial de Las Palmas, conjuntamente con el ECO Las Palmas de la Guardia Civil, realizaron una investigación que ha culminado con la desarticulación de la banda, que centraba sus actividades en la introducción de inmigrantes ilegales y hachís en el archipiélago

   Además, también desbarataron un clan familiar con ámbito de actuación en Gran Canaria dedicado al tráfico de sustancias estupefacientes.

   Por su parte, las investigaciones, que se iniciaron a comienzos de este año, han logrado obtener un detallado conocimiento de la estructura de las organizaciones desarticuladas, identificando tanto a sus cabecillas como al resto de miembros y averiguar el 'modus operandi' de la organización.

   Fruto de la labor policial sobre los investigados relacionados con la organización desarticulada de origen magrebí, dedicada a la introducción de narcopateras, se pudo tener conocimiento de que los mismos, en la noche del día 26 de septiembre, habían introducido un cargamento de sustancia estupefaciente junto con inmigrantes ilegales en Lanzarote.

LLEVABAN A LOS INMIGRANTES A UN CHALET PATERA

   Por este motivo se estableció un dispositivo en torno a la localización de lo que a la postre resultó ser un chalet patera, donde la organización tenía retenido a los inmigrantes encontrándose entre ellos mujeres y menores de edad, los cuales iban siendo trasladados al aeropuerto de la isla para darles salida a la península.

   En este sentido, también se localizó una casa ocupada por los principales investigados donde se encontró la sustancia estupefaciente ahora intervenida. En dicha intervención colaboraron además funcionarios de la Brigada Provincial y Local de Extranjería de Lanzarote, así como el Grupo de Policía Judicial de dicha localidad.

   Siguiendo con las labores investigadoras, se pudo determinar que, en Gran Canaria, una organización o clan familiar contactaba con los responsables antes citados con el fin de que estos les proporcionaran droga para su venta.

   Establecidos los correspondientes dispositivos de vigilancia se identifica a un grupo, en el cual la mayoría es familia, que tenían como actividad la venta de sustancias estupefacientes, concretamente hachís y cocaína.

TENÍAN UNA ESTRUCTURA PERFECTAMENTE ORGANIZADA

   El grupo criminal desarticulado, tenía una estructura perfectamente organizada, utilizando como testaferros a terceras personas, que aparecían como titulares de varias de sus propiedades.

   De esta manera, de la importancia de esta organización da cuenta la cantidad de droga y dinero intervenido, así como de los diversos bienes patrimoniales incautados entre los cuales se encuentran diversos inmuebles, almacenes locales, pisos, vehículos de alta gama y otros.

   Las ramificaciones de la misma surtía a multitud de pequeños vendedores de droga al por menor, tanto de hachís como de cocaína, los cuales a su vez revendían esta sustancia en diversos puntos de esta isla.

UN TOTAL DE 420 KILOS DE HACHÍS

   En los registros realizados en los domicilios de los acusados, fue incautado un total de 420 Kilogramos de hachís, así como 140 gramos de cocaína, 17.000 euros en  efectivo y diversos efectos usados en el tráfico de sustancias estupefacientes, como basculas, diversas sustancias de 'corte', etc.

   La Policía añadió que a esto hay que añadir diversos vehículos de alta gama, los cuales los acusados tenían a nombre de otras personas, y también una embarcación tipo zodiac.

   En Gran Canaria fueron realizados seis registros, en la capital y en Gáldar, con cinco detenidos, mientras, en Lanzarote se realizaron dos registros, con cinco detenidos, además de once inmigrantes en situación irregular.

   Todos los detenidos y efectos intervenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº 8, de Las Palmas de Gran Canaria, que decretó el ingreso en prisión de los detenidos, siendo ingresados los inmigrantes en el centro de internamiento de extranjeros, para tramitar el correspondiente procedimiento de expulsión.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies