Desarticulan en Alcalá una red de inmigración ilegal de nigerianos que prostituía a mujeres y explotaba a hombres

Actualizado 26/06/2007 14:36:40 CET

ALCALÁ DE HENARES (MADRID), 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido en la localidad madrileña de Alcalá de Henares a cuatro personas de origen nigeriano encargadas de una red de inmigración ilegal que traía a compatriotas de forma irregular a España con la intención de prostituir a las mujeres y explotar laboralmente a los hombres.

Según informó hoy la Jefatura Superior de Policía de Madrid, los detenidos son Festus O., de 35 años, y su mujer Anita Pollet U., de 31, con los que colaboraban Remigius O., de 36, y Unuchukwu U., de 33 años.

La investigación comenzó con la denuncia de una mujer natural de Nigeria y víctima de esta red que explicó a los agentes que una serie de personas le ofreció trabajar en un bar de la capital cuando aún vivía en su país.

Una vez en España, las mismas personas que le habían ofrecido trabajo le requisaron sus documentos de identidad y la llevaron a Alcalá de Henares, donde le dijeron que tenía que trabajar como prostituta en distintos clubs de alterne de varias localidades españolas hasta que consiguiese 50.000 euros con los que debía pagar sus gastos de desplazamiento hasta la península.

Con los datos que ofreció esta mujer --que ha solicitado la condición de testigo protegida--, los agentes pudieron descubrir que los máximos responsables de la organización eran Festus O., de 35 años, y su mujer Anita Pollet U., de 31. Con ellos colaboraban Remigius O., de 36, y Unuchukwu U., de 33, todos detenidos.

El matrimonio está acusado de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, relativos a la prostitución. Además, Festus O., Remigius O. y Unachukwu U. son considerados autores de un delito de usurpación del estado civil, mientras que Anita Pollet U. y Remigius O. son presuntos autores de un delito de infracción a la Ley de Extranjería.

EXPLOTABAN A LOS HOMBRES

El grupo desmantelado también traía a España a ciudadanos nigerianos a los que, para conseguirles documentación, utilizaban la de compatriotas regularizados en España, que se las daban a cambio de importantes cantidades de dinero. Con estos permisos de residencia, el matrimonio detenido tramitaba pasaportes nigerianos legales a nombre de los citados permisos.

En Nigeria, la organización se los proporcionaba a ciudadanos de ambos sexos, con características similares a las de los propietarios de los permisos, y los traía a España, vía aérea. En caso de que el fraude fuera detectado, Festus o Anita contactaban con los ciudadanos que habían facilitado los permisos para que denunciaran la falta de los mismos.

Las investigaciones llevaron a los agentes hasta un domicilio de Alcalá de Henares donde vivían los presuntos dirigentes de la red y, tras obtener por parte del juez una orden de entrada y registro, se adentraron en la casa donde se incautaron agendas con anotaciones de pagos de deudas, rutas de traslado de África a Europa, fotografías de ciudadanas nigerianas que ejercían la prostitución en clubs de alterne, pasaportes y 20.000 euros.